Variante Delta del coronavirus dispara contagios y obliga a reinstaurar restricciones

Variante Delta del coronavirus dispara contagios y obliga a reinstaurar restricciones
La variante Delta, identificada por primera vez en India y considerada la más contagiosa, está causando una aceleración de la pandemia. AFP

La variante Delta del coronavirus está aumentando de manera preocupante los contagios de Covid-19 en numerosos países del mundo, donde se intensificaron las restricciones, y provocando situaciones insólitas como la llegada de la antorcha olímpica a Tokio este viernes 9 de julio a un estadio totalmente vacío.

Ante el avance de la variante Delta, los laboratorios Pfizer y BioNTech anunciaron este jueves que pedirán autorización para una tercera dosis de su vacuna anticovid para reforzar su eficacia.

Datos preliminares mostraron que una tercera dosis incrementa los niveles de anticuerpos de cinco a diez veces más contra la cepa original del coronavirus y la variante Beta, hallada por primera vez en Sudáfrica, en comparación con las dos primeras dosis, según las compañías.

También dijeron que la dosis de refuerzo actuará de manera similar contra la variante Delta, pero que igualmente desarrollarán una vacuna específica contra esa cepa.

La Unión Europea dijo el viernes está “preparada” por si hiciera falta administrar a su población una tercera dosis.

En ese momento un 65% de los ciudadanos de la UE tiene puesta una primera dosis y el 47% las dos y la comisaria de Salud, Stella Kyriakides, advirtió de que Europa está “en una situación muy frágil, por el incremento de casos debido a la variante Delta”.

“No es momento para complacencias”, enfatizó.

La variante Delta, identificada por primera vez en India y considerada la más contagiosa, está causando una aceleración de la pandemia que ya registra más de cuatro millones de muertos, según un recuento de AFP a partir de datos oficiales.

Eso llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a advertir de que el mundo se encuentra “en un punto peligroso”.

En Japón, donde la variante Delta representa 30% de los casos, la llama olímpica llegó a Tokio el viernes para una sombría ceremonia en un estadio vacío, después de que los organizadores de los Juegos prohibieran la asistencia de espectadores en la mayoría de las pruebas deportivas por miedo a la Covid-19.

La prohibición se decidió debido al estado de emergencia sanitaria que el gobierno implantará en la capital a partir del lunes y hasta el 22 de agosto, ante el aumento local de casos.

Muchos deportistas de todo el mundo esperados en Tokio mostraron su decepción, y algunos, como el tenista australiano Nick Kyrgios, optaron por tirar la toalla.

Los Juegos de Tokio, que se celebrarán entre el 23 julio y el 8 agosto y que fueron aplazados el año pasado por la pandemia, acogerán unos 11.000 deportistas de 200 países.

En Tailandia, las autoridades anunciaron el viernes nuevas restricciones, entre ellas un toque de queda nocturno para los 10 millones de habitantes de Bangkok, debido al aumento de casos.

Este viernes, Indonesia recibió de parte de Singapur botellas de oxígeno y material de protección para sostener un sistema de sanidad colapsado por la peor ola de la pandemia registrada hasta ahora.

Y en Australia, la ciudad Sídney reforzó el confinamiento tras un récord de contagios.

En el archipiélago de Fiyi, en el Pacífico, las autoridades fueron más radicales y decretaron que “sin pinchazo, no hay trabajo”. Así, todos los empleados, del sector público y privado, tendrán que vacunarse en las próximas semanas y deberán tomarse vacaciones si no han recibido su primera inyección el 15 de agosto y podrían ser despedidos si no se les administra la segunda antes del 1 de noviembre.



Edición Impresa