DESHECHOS

Cubiertos y recibos

El mundo se ahoga en plásticos y basura. Es prácticamente la conclusión a la que ha llegado la sociedad que, alarmada, mira con horror como los ríos y mares están literalmente cubiertos de plásticos y residuos de todo tipo de la actividad humana. Las reacciones, aunque tardías, como el RRR (reducir, reusar, reciclar), se van implementando cada vez con más fuerza en el mundo, incluyendo Panamá.

Con esta preocupación en mente, me fijo en algunas actividades diarias que generan basura innecesaria y que con unas sencillas medidas podrían evitarse y, de paso, contribuir a generar conciencia del problema. Las comparto para que ojalá se implementen o al menos generen más intercambio de ideas sobre como reducimos o eliminamos el despilfarro.

Cubiertos: con la proliferación de servicios de mensajería a domicilio, han crecido de forma explosiva los servicios de delivery de comida. Todos hemos notado como cada despacho incluye cubiertos para cada plato, servilletas y demás. En muchísimas ocasiones, lo recibimos en la casa u oficina, lugares donde ya tenemos cubiertos, y todos los desechables recibidos van directo a la basura sin ser usados. Propongo que el estándar en las aplicaciones de delivery, así como en los restaurantes, sea no incluirlos, y que pedirlos sea una opción extra en la aplicación, que incluso puede tener un costo simbólico.

Recibos de los cajeros: es un hecho conocido que muchas personas imprimen el recibo de su transacción para leerlo e inmediatamente botarlo. Me atrevo a creer que la mayoría de los casos es por simple costumbre e ignorancia. Mi sugerencia es muy sencilla: que los bancos cobren unos pocos centavos por imprimirlo. Creo que una enorme mayoría optaría por la solución que siempre les pudo haber funcionado: “mostrar en pantalla” o “no mostrar saldo”.

Tristemente, “si no nos cuesta, no nos importa”. Pero la realidad es que a todos la basura nos esta costando, especialmente a las futuras generaciones. Estas propuestas, aunque implicarían nuevos gastos para algunos consumidores, estoy seguro no lo serán para una enorme mayoría que en realidad rara vez necesita cubiertos o imprimir recibos. En todo caso, la sociedad esta aceptando que reducir la cantidad de basura y su buen manejo es responsabilidad de todos, y así como nos hemos adaptado a llevar al supermercado nuestras propias bolsas o a no pedir carrizos, igual lo haríamos en cada una de nuestras actividades en la que, de alguna forma u otra, impactamos a nuestro planeta.

El autor es ciudadano

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL