CANAL DE PANAMá

Después de 42 años de los tratados Torrijos-Carter

Después de 42 años de los tratados Torrijos-Carter
Después de 42 años de los tratados Torrijos-Carter

El exadministrador de la Autoridad del Canal, Jorge Quijano, la describió como “mística canalera” en su mensaje de despedida de la ACP, y el exnegociador de los tratados y exdirectivo, Adolfo Ahumada, como “conciencia canalera” en el aniversario 99 del Canal. Se trata, explicó Ahumada, de un sentimiento que induce al ciudadano a la “convicción de que el Canal y el país han marchado casi de la mano en distintos estadios de su crecimiento y desarrollo”.

Es ese sentimiento el que inspiró en los ‘90 a panameños de todos los partidos políticos a concertar el Título XIV de la Constitución dirigido a blindar al Canal de la política. Esa conciencia se manifestó desde la firma del Tratado Bunau Varilla-Hay en 1903, y motivó las acciones patrióticas durante las primeras siete décadas posteriores, hasta culminar con los pactos Torrijos-Carter, firmados hace 42 años.

Esa mística tuvo su manifestación más sublime cuando, en enero de 1964, estudiantes del Instituto Nacional marcharon hasta la escuela secundaria de Balboa, para hacer valer el acuerdo que comprometía a las autoridades canaleras a enarbolar la bandera panameña en sitios públicos en donde se enarbolase la de Estados Unidos Y se mantuvo vigente después de firmados los tratados, durante la transición del Canal a manos panameñas, y durante el proceso de aprobación del título constitucional y la ley orgánica de la ACP. Fue esa mística la que inspiró a un grupo de panameños a luchar por la panameñización y modernización del Canal, y por el rescate del saldo de caja de $160 millones cuando se liquidó la Comisión del Canal. Por gestión del hoy administrador, Ricaurte “Catín” Vásquez, ese fondo pasó a la ACP el 31 de diciembre de 1999.

La conciencia canalera se mantuvo después de la entrega del Canal a Panamá el 31 de diciembre de 1999, pero entró en un lapsus cuando, promediada la primera década del nuevo siglo, Estados Unidos y la comunidad marítima reconocían que Panamá estaba manejando el Canal mejor que los norteamericanos por 85 años. Al plantear la necesidad de rescatar la conciencia canalera, Ahumada subrayó que esta debe permear al resto de la sociedad panameña. Más aun frente a la amenaza de los políticos de asaltar el Canal.

El apetito por los fondos del Canal se manifestó en septiembre de 2017 cuando la Asamblea, violando la Constitución, intentó modificar el presupuesto de la ACP, para aumentar el aporte al Estado. El intento fue frustrado por la oposición de la administración del Canal y su junta directiva. En gira reciente realizada al Canal por la Comisión de Presupuesto de la Asamblea, su presidente Benicio Robinson se quejó de que los rendimientos del Canal no han sido los que se esperaban.

En semejante escenario, urge fortalecer el blindaje del Canal. Para ello será necesario revivir la vieja mística canalera, tanto dentro de la ACP como a nivel nacional. Esa integración será clave para que el recién instalado administrador lleve adelante su ambiciosa agenda, que otorga prioridad al tema de la sostenibilidad hídrica. Además, deberá impulsar los nuevos negocios necesarios para ampliar la base de ingresos de la ACP, e integrar el Canal a la Estrategia Logística Nacional 2030. En esos grandes objetivos deberá contar con una conciencia nacional comprometida con los grandes intereses de Panamá.

El autor es periodista 

Edición Impresa