RENOVACIóN PARTIDISTA

Elecciones dentro del Panameñista

El 24 de noviembre de 2019 se celebrará la convención extraordinaria del Partido Panameñista para escoger a nuevos dignatarios, motivada por la aplastante e histórica derrota en las pasadas elecciones presidenciales, a pesar de ser el partido que desde 1939 fue el que liderizó las luchas populares y las lides presidenciales.

Todo esto se debió a que la facción varelista, con sus desaciertos e irregularidades en la cosa pública y olvidándose de la doctrina panameñista, impuso una política que se apartó totalmente del sentido popular. Ahora pretenden precisamente aquellos que dentro del directorio nacional nunca levantaron una voz en contra del cierre o clausura de las oficinas del partido, cambiaron nuestra querida bandera tricolor por otra y olvidaron la esencia de la razón de ser del partido. Hay una tonada típica que nos dice sobre Los sentimientos del alma y es que precisamente la figura del doctor Arnulfo Arias con su doctrina nos transmite ese sentimiento genuinamente panameño, por la costumbre y anhelos de superación social y económico del todo el pueblo panameño.

El doctor Arias encarnó esos ideales, que ningún varelismo pudo reemplazar. Hace un año escribí un artículo titulado “Réquiem por el Partido Panameñista”, en el cual, como si fuera una profecía de Nostradamus, vaticinaba la siguiente derrota electoral por una falta de transparencia en el gobierno. No me equivoque. Hoy veo con horror como precisamente esos grupos que nos condujeron a la destrucción, tratan ahora con la colaboración de convencionales que han estado embotellados durante cuatro años, ser los mismos que, incentivados por maletines llenos de dinero, devuelvan las llaves de la representación legal del partido a quienes pretenden la continuidad del varelismo.

Disfrazados con nuestra bandera solo pudieron lograr 8 curules legislativas. Nuestro candidato sacó 212 mil, y el candidato independiente Lombana sacó 368 mil, o sea 156 mil votos por encima del candidato Blandón. La masa popular perdió fe en el panameñismo. Todo esto significa que se dio un rechazo al varelismo.

Siento una profunda vergüenza, al igual que los verdaderos panameñistas, por este horrendo fracaso.

El varelismo, encarnado en los cuatro jinetes del apocalipsis con una guadaña en las manos, se encargó de cegar todos los ideales del panameñismo reemplazándolos por bienes materiales a sus íntimos y seguidores.

Levantar el partido o crear uno nuevo es algo difícil pero no imposible; hay una sola líder. Pero de las cenizas que aún queda de nuestro partido, podrá emerger un nuevo líder que fortalecerá y ampliará nuestras conquistas sociales acortando las distancias económicas, educativas y sociales entre los más ricos y los más pobres.

Tenemos la confianza de que ese mesías aparecerá de entre los verdaderos panameñistas jóvenes de hoy, y que llevará nuestra bandera y continuará con las doctrina del doctor Arnulfo con figuras no contaminadas.

Esos electores jóvenes, que serán la gran mayoría de la próxima contienda electoral en el 2024, liderizarán la política nacional.

“Requiescat In Pace, R.I.P.”, doctor Arias, que la juventud tomará la bandera.

El autor es ingeniero

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL