VOCACIÓN PROFESIONAL

Estudiante de medicina, siglo XXI

Temas:

La nostalgia por el pasado es un sentimiento automático de la edad avanzada. Comparar entre antiguos y nuevos tiempos es un síntoma patognomónico del envejecimiento. En ese proceso, resulta habitual escuchar frases alusivas a la pérdida de valores, a la relajación en la disciplina académica y a la laxitud en la dedicación laboral de los jóvenes modernos. Se tiende a menospreciar la capacidad, inteligencia e integridad de las generaciones que nos suceden. Nada más lejos de la verdad. Nadie es superior ni inferior a otro, sino simplemente diferente. La juventud se adapta a la época que le toca vivir, no a la que vivimos nosotros. Pretender, además, que los muchachos tengan que enfrentar las mismas condiciones y vicisitudes encontradas en nuestro recorrido formativo traduce una execrable mezquindad. Las personas sensatas procuran lo mejor para sus relevos.

La formación universitaria del médico se ha basado tradicionalmente en tres métodos: cognitivo, operativo y conductual. El método cognitivo se concreta a través de la transmisión vertical de conocimientos por parte del profesor. El estudiante aprende el cómo, el cuándo y el porqué de los manejos en medicina. Años atrás, se requería de la sólida información científica procedente del educador; ahora, con la revolución tecnológica e informática, el insumo conceptual no depende ya tanto del aula de clases. Al docente, ante estos desafíos, le toca ejercer de modulador de ese conocimiento externo, para que el joven asimile lo verdaderamente esencial y discrimine entre lo útil y lo fútil. El método operativo se obtiene mediante la enseñanza de habilidades y pericias, para que el alumno capte la manera correcta de realizar las actividades más artísticas de la profesión. La presencia del educador es más necesaria porque la transferencia de esas destrezas amerita la ejecución de prácticas supervisadas en tiempo real. El método conductual se imparte con el buen ejemplo de los ya formados. El aprendiz, por emulación, desarrolla actitudes y rutinas que guiarán su comportamiento laboral futuro. Un tutor es claramente imprescindible en este propósito, pero deberá disponer de tiempo, espacio y entorno para establecer una relación de confianza entre docente y discente e influir en el modelaje de la conducta de su pupilo.

En esta época, con tantas novedades en prevención, diagnóstico, tratamiento y pronóstico, el médico contemporáneo se ve sometido a múltiples dilemas en su proceder (aborto, viabilidad fetal, muerte digna, identidad de género, educación sexual, vientres de alquiler, edición genética, etc.). Resulta fundamental, por ende, agregar un cuarto método: el ético. Debemos reforzar la humanización en el ejercicio de la medicina, respetar la autonomía de los pacientes, eliminar las inequidades en la provisión de salud y enfatizar en la comunicación, amplia, cordial y veraz, para disipar las angustias e incertidumbres del enfermo. Así como el humanismo sin ciencia es una peligrosa charlatanería, la ciencia sin humanismo es un mero tecnicismo que puede fracasar estrepitosamente. La sanidad actual se enfrenta a pacientes cada vez más heterogéneos, a terapias más personalizadas y a una tendencia alarmante de reducción del tiempo disponible en la consulta. Agreguemos, además, la irrupción progresiva del ordenador que nos transfigura en médico-pantalla, algo que perjudica notablemente en la exitosa comunicación. Más allá de diplomas, prescripciones y cirugías, al doliente le interesa sentir que es atendido, escuchado y comprendido, que se tenga en cuenta su sufrimiento. No está de más recordar que el arte de la medicina consiste, muchas veces, en ilustrar y entretener al enfermo mientras la naturaleza, por si sola, se encarga de curar su enfermedad.

Estudiar medicina nunca fue fácil. La experiencia indica que si a un alumno le va mal en la facultad es porque no tiene una vocación acendrada, no estudia con ímpetu o no posee el talento suficiente para destacar en el campo elegido. Los factores más predictivos de un excelente rendimiento académico incluyen motivación, cociente intelectual, hábito de estudio y sacrificio personal. Es necesario aprender a pensar, a exponer y a refutar argumentos, a admitir que la conjetura científica es compleja en su origen, pero sencilla en su formulación, y, sobre todo, a descubrir los auténticos valores epistémicos en cada reflexión, porque ningún razonamiento efectivo puede prescindir del pensamiento crítico y del tamiz filosófico. La clave está en la disciplina individual. Ningún saber se puede transfundir. El lento y proceloso río que lleva al conocimiento y a la cultura no pasa por el cordón umbilical del profesor. Todo aprendizaje superior es fundamentalmente autodidacta.

¿Qué podemos, entonces, aportar los más veteranos para que los incipientes galenos sean mejores que nosotros? Demostrar que no quisimos ser médicos para ostentar una buena posición social, tener un vehículo mercantilista o conseguir un trampolín de lanzamiento a la política, sino para ayudar al prójimo en sus alifafes y ansiedades. Mostrar que aplicamos pasión por aprender lo que no sabemos, socializar lo que conocemos e investigar lo que dudamos. Borges decía que él no enseñaba literatura inglesa, sino el amor por la literatura inglesa. La educación médica, por tanto, no debe desligarse del gozo, de esa íntima satisfacción por lo que se estudia, se imparte y se ejecuta. Solo si una disciplina, una ciencia, un amor, vale mucho para nosotros, nos excita y nos arrebata, el estudiante estará dispuesto a sacrificarse para vivir su vocación con entusiasmo, probidad y rigurosidad. Urgen médicos comprometidos en el quehacer altruista.

El autor es médico

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

3 mil dólares por tarjeta amarilla Multan a Panamá con 22 mil 500 dólares

Cardoze mencionó que la falta de mayor valor para la FIFA es la de la simulación que vale unos 10 mil dólares. Cardoze mencionó que la falta de mayor valor para la FIFA es la de la simulación que vale unos 10 mil dólares.
Cardoze mencionó que la falta de mayor valor para la FIFA es la de la simulación que vale unos 10 mil dólares. LA PRENSA/Alexander Da Silva

Las tarjetas amarillas cuestan y mucho en un Mundial. Panamá recibió cinco ante Bélgica y ya la FIFA le pasó la cuenta a la ...

Rusia 2018 Argentina se juega la vida ante Croacia

Sergio Agüero, Lionel Messi y Nicolás Otamendi durante los entrenamientos de la selección de Argentina. Sergio Agüero, Lionel Messi y Nicolás Otamendi durante los entrenamientos de la selección de Argentina.
Sergio Agüero, Lionel Messi y Nicolás Otamendi durante los entrenamientos de la selección de Argentina. AP/Ricardo Mazalan

Argentina se enfrentará el jueves a Croacia en la primera final de la selección albiceleste en Rusia-2018, en la segunda ...

Duelo del grupo D Los propios croatas buscan inflar el ego de un Messi abatido

Ivan Rakitic es uno de lo estelares de Croacia. Ivan Rakitic es uno de lo estelares de Croacia.
Ivan Rakitic es uno de lo estelares de Croacia. AP

Lejos de aprovechar el abatimiento que siente Lionel Messi por desperdiciar un penalti ante Islandia, el croata Iván Rakitic, ...