CUENCA DEL CANAL

Gestión del agua

El agua es un recurso vital para la existencia y Dios ha bendecido nuestro país con una abundante cantidad de agua producto de las lluvias que recibimos durante nueve meses al año.

La fuente principal de agua del país es el río Chagres, cuyo caudal se almacena en los embalses de Alajuela y Gatún, y los usos principales del agua de este río son el consumo humano y la navegación. Así es como los dos principales usuarios de esta fuente de agua son la Autoridad del Canal de Panamá y el Idaan.

En la actualidad, la oferta de agua suple la demanda, pero ya se prevé que en un futuro próximo la demanda superará la oferta, creando consecuentemente un potencial desabastecimiento de agua. Para ello la ACP ha ejecutado los correspondientes estudios de prefactibilidad para la identificación de otras fuentes de agua.

Pero antes de embarcarnos con grandes inversiones para el desarrollo de fuentes adicionales, debemos asegurarnos de que la gestión actual del agua se realiza eficientemente. Para ello debemos evaluar la gestión que realiza tanto el Idaan como la ACP del agua que suplen los lagos de la cuenca del río Chagres.

El Idaan, según han manifestado sus directivos, tiene pérdidas de 48%; en otras palabras, de 100 galones que produce solo factura 52 galones y desconoce el destino de los 48 galones restantes. Aunque esta información se conoce desde hace mucho tiempo, lo que llama la atención es que no se ha tomado acción para corregir esta situación. Así es como en el 2003 se contrató por $22 millones a una empresa para la instalación de una gran cantidad de medidores de agua, con la intención de desarrollar un programa para reducir las pérdidas. Pero desafortunadamente nadie en la institución puede informar sobre dicho programa y el hecho de que las pérdidas se han mantenido a su mismo nivel es un claro indicio de que dicha inversión millonaria fue un completo desperdicio, perjudicando las débiles finanzas de la Institución.

La ACP, por su lado, desarrolló el proyecto de ampliación del Canal utilizando como principal fuente de agua las tinas laterales de ahorro, pero bajo la premisa de que el uso de dichas tinas no tendría impacto sobre el lago Gatún, o sea, no produciría una salinización del lago, ya que pondría en peligro dicha fuente de agua potable. Sin embargo, la operación de dichas tinas ha traído como consecuencia la salinización del lago y para evitarla se hacen vertidos periódicos de agua, lo que significa un uso de agua superior al diseño original que asumía ahorro de agua en los esclusajes.

Aunque la ampliación del Canal inició operaciones a mediados de 2016, la situación se mantiene tal como es descrita, con el consiguiente uso excesivo de agua.

La situación anterior requiere de acciones inmediatas que permitan lograr un uso eficiente del agua, antes de hacer inversiones para incrementar el suministro de agua en la región. Si se logra dicho uso eficiente, se atrasará la necesidad de contar con fuentes adicionales de agua incidiendo favorablemente sobre el flujo de caja del Estado.

El autor es ingeniero

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL