Hoy por hoy

En el actual quinquenio, de la administración del presidente Laurentino Cortizo, se vencen casi 11 mil millones de dólares de la deuda pública panameña. Eso equivale al 40% de la deuda pública del Estado. Estas obligaciones tendrán que ser renovadas o refinanciadas de alguna forma en los próximos años. Lo ideal sería que el nuevo gobierno continuara con su política de “austeridad con eficiencia”, y se empezara a reducir el peso de la deuda pública en relación a nuestra economía y los ingresos fiscales del Gobierno. En administraciones pasadas, se contrajo nueva deuda con suma ligereza. Se usó para pagar sobrecostos y proyectos antojadizos. Usaron trucos contables para sacar de la cuenta oficial compromisos financieros de empresas estatales y se mantiene el espejismo de que el déficit actuarial de la Caja de Seguro Social no forma parte de la deuda. El futuro lejano al que se le podía enviar todos los adeudos, sin que afectaran el presente, ya dejó de existir. Los panameños tenemos grandes desafíos económicos y sociales que deben ser resueltos con los recursos que tenemos, sin seguir hipotecando a las generaciones futuras. Hoy todavía estamos a tiempo de controlar nuestra deuda, y poner nuestra casa en orden.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL