Hoy por hoy

En la realidad bizarra que vive la institucionalidad panameña, la cantidad de funcionarios judiciales que puedan formar parte de la carrera judicial la determina el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). Esta entidad es la que le establece el monto de gastos al Órgano Judicial. La separación de poderes y la independencia de la justicia languidecen cada vez que un burócrata de la Vía España cercena los fondos destinados a la justicia. De los $250 millones solicitados por el Órgano Judicial, el MEF recomendó $166.8 millones. Esto significa que no habrá carrera judicial por quinto año consecutivo, ni tampoco las instalaciones adecuadas para darle acceso a la justicia a los panameños. En su campaña, el presidente Laurentino Cortizo nos prometió una mejor justicia, sin embargo la acción del MEF de su gobierno dice y hace todo lo contrario. Es precisamente aquí cuando el Órgano Ejecutivo hace la diferencia para que tengamos jueces y tribunales profesionales e independientes que derroten la impunidad. Sin presupuesto, esto es una promesa más de las que se lleva el viento.

Edición Impresa