Hoy por hoy

Poco a poco las calles de la ciudad de Panamá se empiezan a llenar de viajeros de todos los confines del mundo. Unos van con sus mochilas rumbo a nuestras playas y montañas, otros a disfrutar del festival internacional de jazz, y la mayoría se reúne aquí en ocasión de lo que se prevé se convierta en uno de los encuentros de masa más importantes de nuestra historia: la Jornada Mundial de la Juventud, que tendrá lugar en un par de días con la presencia -por cinco días en nuestra capital- de Jorge Mario Bergoglio, el papa Francisco de la Iglesia católica. Son imágenes que nos deben llenar de optimismo y esperanza, independientemente de nuestras creencias, de nuestras posiciones sobre temas puntuales o de las críticas sobre el papel del Estado en este tipo de eventos. Hoy, más que nunca, requerimos dar muestras de respeto, tolerancia y pluralismo. Ojalá toda esta marea humana , de rostros, lenguas y culturas tan diversas, sea un soplo de aire fresco para cimentar entre ciudadanos y líderes políticos, religiosos y sociales, esos principios que han forjado una nación multicultural como la nuestra. Panamá es de todos.

Edición Impresa