Hoy por hoy

En las horas finales del último día laborable de la administración de Juan Carlos Varela, la Autoridad de los Servicios Públicos anunció las nuevas tarifas para el servicio de electricidad. El 76.5% de los usuarios no recibirá aumento. Esto significa que pagarán más los clientes que conforman el 24.5% restante. El aumento del costo lo paga también toda la economía que debe aportar los subsidios al segmento de la población con tarifa protegida. Explicar el incremento de precios sobre la base de la falta de presupuesto para subsidiar a todos los usuarios, es una declaración irresponsable. Los costos de la electricidad en Panamá aumentan por serias ineficiencias en los generadores térmicos y por distorsiones de la composición de un mercado que por diseño castiga a los consumidores. Los cinco años que transcurrieron sirvieron para poner al día los planes y estrategias del sector. Sin embargo, se decidió favorecer la generación eléctrica con gas y carbón, por encima de la eólica y la solar. La estructura operativa de Etesa quedó pendiente de una revisión, y el fortalecimiento de la independencia y las capacidades de la ASEP se quedó en el tintero. Este legado mixto de las políticas energéticas reclama una acción concertada por el nuevo gobierno, libre de conflictos de intereses, y enfocada a tener una energía barata, limpia y confiable para el consumidor.

Edición Impresa