Hoy por hoy

En un discurso realista, que destacó los retos que enfrenta, el nuevo presidente de la República, Laurentino Cortizo Cohen, presentó al país su visión y su compromiso para el próximo quinquenio. El mandatario panameño ofreció austeridad y frugalidad, respeto por los fondos públicos y trato igualitario para todos o, dicho de otro modo, “inexistencia de intocables” ni entre la clase política ni entre la élite empresarial. Además, se distanció de los llamados a impartir justicia, en lo que se interpreta como un voto de respeto a la independencia de los poderes. En su mensaje, adelantó que en los primeros meses de su mandato estará remitiendo a la Asamblea Nacional iniciativas sumamente importantes, pero no destacó alguna propuesta específica para combatir la corrupción. Frente a la situación de las finanzas públicas y la promesa de reactivar la economía, el jefe de Estado destacó su propósito de reducir a la mitad los viajes y viáticos al exterior, pagar cuentas pendientes a proveedores del Estado y promover el sector inmobiliario. En su mensaje reconoció que lo robado en el pasado pudo ser destinado para mejores propósitos y se comprometió a realizar obras sin robar al pueblo. Los panameños recibimos con optimismo el discurso del presidente Cortizo, especialmente el acento puesto en el tema ético como norte de su administración. A partir de hoy, corresponde a todos estar vigilantes para asegurar que el autodenominado “primer obrero del país” sepa pasar del dicho al hecho.

Edición Impresa