Hoy por hoy

El informe de la alta comisionada de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre la situación de Venezuela es contundente. La autora del documento es la expresidenta chilena Michelle Bachelet, una líder de izquierda reconocida por sus simpatías con el régimen chavista. El informe desenmascara el genocidio que ocurre en Venezuela y revela que “el régimen de Nicolás Maduro ha utilizado programas sociales de manera discriminatoria, por motivos políticos, como herramienta para el control social...”. Es tan indiscutible e irrebatible la evidencia de los asesinatos extrajudiciales y los ultrajes sufridos por los venezolanos, que el lenguaje neutral de la diplomacia no es capaz de ocultar ni de presentar con paños tibios el tamaño de la masacre. Hoy debería ser un día festivo para los venezolanos, por cumplirse otro aniversario más de su independencia; sin embargo, como registra el informe de Bachelet, no hay causa para celebrar. Los 4 millones de venezolanos exiliados por el hambre y la violencia son la prueba de que la dictadura de Nicolás Maduro no se detendrá ante nada. Ahora más que nunca hay que exigir y luchar por una Venezuela libre.

Edición Impresa