Hoy por hoy

Este fin de semana, un comité de especialistas de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura inscribió 22 sitios culturales en su Lista del Patrimonio Mundial y de paso desestimó -por lo pronto- incluir la Ruta Colonial Transístmica de Panamá en ese registro de lugares considerados de “valor universal excepcional”. Panamá, uno de los 190 países que han ratificado la Convención de Patrimonio Mundial, tiene cinco sitios culturales y naturales en esa lista de más de mil que existen en todo el planeta. Pero estar ahí no es solo un asunto de imagen o de atractivo turístico, se requiere de una serie de compromisos para la conservación de la naturaleza y la preservación de los sitios culturales. Eso significa, no solo un marco institucional sólido que se respete gobierno tras gobierno, sino también de políticas públicas que garanticen la dotación de los recursos necesarios para proteger y conservarlos. De la misma forma son necesarias campañas permanentes para que la ciudadanía esté consciente de que se trata de una responsabilidad compartida. Al fin y al cabo, Panamá somos todos.

Edición Impresa