Hoy por hoy

La Dirección General de Carrera Administrativa suspendió los concursos para aquellos cargos de carrera que estuvieran vacantes. Esto implica que se nombrará de forma interina al personal que se requiera. Este es el capítulo más reciente de la triste saga de la carrera administrativa convertida en ley hace 25 años. Desde entonces, cada gobierno desvincula a los colaboradores que la anterior administración ingresó a la carrera. Luego de decenas de miles de despidos y nombramientos, el gobierno saliente corre a incorporar a sus funcionarios a la misma. Si la carrera administrativa, la judicial y la diplomática funcionaran, el gobierno sería más eficiente. Existen naciones en las cuales hasta los ministros de Estado son funcionarios de carrera y por eso están entre los países altamente competitivos y desarrollados del mundo. En cambio, en Panamá, los partidos políticos no quieren implementarla, porque perderían poder, y los gremios la rechazan porque buscan negociar espacios. Además, gran parte de la ciudadanía, víctima del clientelismo, no aspira a tener a los más capaces en el gobierno, sino que prefiere tener a algún compadre. ¡Qué tragedia tan grande!

Edición Impresa