Hoy por hoy

Durante los últimos años, Panamá –al igual que varios países de la región– ha sufrido el embate de enfermedades emergentes y de otras que ya habían sido erradicadas. En algunos casos, se trata de enfermedades que han entrado al territorio procedente de otras naciones. En otros casos, lamentablemente, surgen por las malas costumbres que en materia de salubridad tenemos los panameños y que su existencia y proliferación se debe a nuestra indolente desidia y descuido. Si bien las autoridades tienen un rol para su erradicación, nuestra responsabilidad también es primaria e implica tomar conciencia de nuestro papel. No van a desaparecer sin nuestra activa participación. Y, precisamente, científicos de Panamá y del continente se encuentran en esta capital en un congreso cuyo tema central son, justamente, estas enfermedades. Ojalá, en el marco de este encuentro, tomemos conciencia de nuestra irresponsabilidad.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL