Hoy por hoy

En el mes de octubre, visitó Panamá por cuatro días el subsecretario interino para asuntos hemisféricos, del Departamento de Estado de Estados Unidos. La prolongada visita diplomática es seguida ahora, por la llegada de una decena de congresistas de Estados Unidos, en una visita al país por dos días. Pareciera que Panamá ha adquirido una importancia inesperada para la política exterior estadounidense. Nuestro país y la nación norteña han sido socios, en ocasiones desiguales, por más de siglo y medio. Eso no descarta, que el reciente interés del gobierno estadounidense exija de las autoridades panameñas, más transparencia con los ciudadanos, y más claridad con respecto a los intereses nacionales. No hay nada malo en que un aliado busque el apoyo del otro para alcanzar fines de beneficio común, sin embargo, el gobierno de Panamá ha tenido la vocación histórica de llevar adelante con opacidad las relaciones exteriores de nuestro país. Los panameños necesitamos saber cuáles son los intereses en juego y las posibles obligaciones que el país puede estar adquiriendo. El vecindario latinoamericano necesita de más paz, cooperación y respeto por los derechos humanos. Lo contrario no beneficia a Panamá.

Edición Impresa