Hoy por hoy

La actual situación de la justicia panameña requiere de una acción valiente y comprometida del presidente de la República, ya que en su mandato -que se extiende hasta 2024- podrá designar a seis magistrados principales y nueve suplentes de la Corte Suprema de Justicia. Ahora, también nombrará a un procurador general de la Nación. El presidente no tiene ninguno de los obstáculos que tuvieron sus antecesores. El actual mandatario entiende con claridad el daño que le ha hecho a Panamá la impunidad de la gran corrupción. Los cientos y quizás miles de millones de dólares perdidos , despilfarrados y robados en contrataciones públicas habrían sido escuelas y medicinas para todos los panameños. Esos recursos bien utilizados evitarían la muerte de niños por hambre y agua contaminada. La fragilidad de la democracia y la desigualdad social se pueden empezar a corregir con una buena justicia. En sus manos está esa opción, señor presidente.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL