Hoy por hoy

En la época democrática, Panamá ha sido un país capaz de resolver los grandes desafíos nacionales por vía del diálogo. En ese espíritu, el Consejo de la Concertación Nacional para el Desarrollo ha sido, desde 2006, un mecanismo que ha sentado en la misma mesa a los representantes de 23 sectores de la sociedad panameña para producir consensos y diversas propuestas de interés nacional. El documento de reformas constitucionales preparado y discutido por la Concertación no es una iniciativa inconsulta o improvisada. Es el resultado del trabajo dedicado de los hombres y mujeres que participaron de ese esfuerzo. El gran despertar nacional sobre las reformas constitucionales discutidas y aprobadas por el Órgano Legislativo no debe ser óbice para descalificar a la Concertación ni a los panameños que participaron en las consultas. Por el contrario, la reacción popular demostró la necesidad de que los ciudadanos asumamos nuestra obligación de ser protagonistas de la democracia, por lo que debemos aprovechar todos los espacios existentes, como el de la Concertación. Ese foro es un medio paraalcanzar nuestras metas nacionales. América Latina nos demuestra lo que pasa cuando no hay diálogo.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL