IMAGEN DE PANAMá

Impresiones sobre la JMJ

Impresiones sobre la JMJ
Impresiones sobre la JMJ

Aunque la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) finalizó, quiero expresar algunas impresiones que tuve luego de reflexionar sobre este evento que, de seguro, le ha dado un segundo aire a la reputación de Panamá ante la comunidad internacional, debido a serios escándalos como los mal llamados Panama Papers y Odebrecht.

La JMJ ha sido uno de los eventos más destacados a nivel mundial, convirtiéndose en una oportunidad para que Panamá mostrase a los peregrinos y al mundo entero los mejores atributos con los que cuenta. Demostró que el panameño es muy servicial, contrario a lo que muchos piensan. Me siento feliz de ver el brillo que emanaba de los rostros de los peregrinos al disfrutar plenamente de las actividades que realizaban junto a los panameños que los acogían. Entre juntas de embarre y bailando música típica, verlos felices disfrutando esas actividades me complace mucho.

Ver a los peregrinos hacer obras sociales, como limpiar playas, algunas escuelas y universidades donde se hospedaron, también me causa mucha alegría.

Ciertamente, me preocuparon mucho las críticas que algunas personas hicieron en redes sociales, so pretexto de que “el que debe hacer eso es el Estado”. Sí, estoy de acuerdo con que el Estado debe hacerlo, pero eso no debió ser motivo para criticar ese gesto de agradecimiento de parte de los peregrinos.

Me encantó la eficiencia con la que el Estado trabajó en los días que se desarrolló la JMJ. Huecos rápidamente reparados, transporte público muy bien organizado, una ciudad más caminable, menos tranque. Espero que siga trabajando de esa misma manera todos los días.

Jorge Mario Bergoglio (nombre real del papa Francisco) ha sido categórico en sus mensajes. Invitó a las autoridades a trabajar con transparencia, austeridad, demostrando que el servicio público es sinónimo de honestidad y justicia, y contrario a cualquier forma de corrupción.

La organización migratoria estuvo a la altura de las circunstancias. Los aeropuertos y Paso Canoas fueron muy eficientes y ofrecieron la mejor atención a los peregrinos.

Sin embargo, he visto en redes sociales algunas críticas al evento, principalmente por el dinero estatal que se destinó. Es verdad que ya llegó la hora de exigir cuentas al Estado por eso, pero no podemos negar que sirvió para que muchos jóvenes tuvieran un encuentro con Jesucristo y conocer a Panamá. También he visto críticas hacia los protestantes por no participar activamente de esta actividad. Recordemos que cada quien, ejerciendo su libertad de culto amparado por nuestra Constitución Política, puede participar en los actos religiosos que quiera.

Por último, quiero exhortar a la sociedad panameña a que practiquemos este mandamiento de Jesús: “Ámense los unos a los otros, como yo los he amado”. (Juan 13:34). Aprendamos a amarnos como Jesucristo nos amó: Sin condiciones, sin excusas, sin importar cómo sean los demás.

El autor es profesional de mercadeo

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL