ZONA LIBRE DE COLóN

Leones liderados por corderos

Alguna vez alguien preguntó a un famoso general cual alternativa era mejor: la de un ejercito de leones guiados por una oveja o la de un león comandando una legión de corderos. Sin titubear, el general escogió la segunda. Si algo conozco, aunque sea poco, es del comercio que se da en la Zona Libre de Colon. Después de todo, me desempeñé allí por mas de tres décadas. Ahora leo el decreto 1419, sancionado por el Congreso colombiano el 6 de agosto de este año, en el cual “se establece el incremento arancelario del 15 al 37.9% para todas las confecciones cuando el F.O.B. declarado sea inferior o igual a 20 dólares (deduzco por prenda), además de un arancel de 10% ad valorem, mas 3 dólares por kilo bruto (es decir, contando el empaque) a las confecciones que tengan precios por kilogramo igual o superior a 20 dólares. Esta nueva medida debe entrar en vigor el próximo diciembre. Esto se agrega a que en noviembre de 2017, Colombia proclamó una prórroga de dos años al arancel mixto, en lo que se refiere a la importación de calzados y textiles que provengan de la Zona Libre, el cual tuvo que ajustar en noviembre del 2018 como consecuencia de dos resoluciones favorables a Panamá emitidas por la Organización Mundial de Comercio.

Como escribí hace varios años, la actividad de nuestra Zona Libre cada vez se hace mas difícil. Además de tener que lidiar con la fortaleza del dólar, medidas cada vez más draconianas contra el lavado, pérdidas de mercados claves como Venezuela, tasas de seguros altas, y tener que exportar a países donde se examina con recelo todo lo que provenga de ella. A todo esto hay que sumar , inexplicablemente, el poco apoyo que los últimos gobiernos le han otorgado. En ese sentido, la administración Martinelli fue funesta. La premisa de que las empresas establecidas en la Zona Libre de Colón no pagan impuestos es falsa, ya que estos están disimulados en tasas. Alegando un ajuste, su gobierno aumento hasta por muchos múltiplos más algunas de ellas , como la clave de operación, de aseo, de seguridad, entradas por contenedor, formulario de declaración de movimiento comercial, etc. La subsecuente administración de Varela hizo poco para paliar el daño. Redujo el ingreso de estas tasas en tan solo 27 millones.

Los aranceles colombianos a la ropa y calzado empezaron ya hace varios años, durante la presidencia de Juan Manuel Santos. Si nuestro Gobierno hubiese asumido una dura postura contra estos, hoy no tendríamos que lidiar con tarifas mucho peores. No he podido obtener las cifras actuales del intercambio comercial entre Colombia y Panamá, pero estoy seguro que estas favorecen al país colombiano. Las inversiones de empresas del país andino son considerables y, no solo eso, van en aumento. Estas se dan en varios rubros como lo son la generación de energía, la importación de flores, fabrica de cemento, en muchas industrias y hasta fuertemente en el sector bancario.

Según la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colon, estas nuevas medidas afectarán hasta el 25% de sus reexportaciones. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censo, las exportaciones totales en valor F.O.B. declinaron hasta en un 11.8%, con relación al mismo periodo de mayo del 2018.

Hago un llamado al nuevo gobierno de Laurentino Cortizo para que esta vez se plante firme y decidido, y tome las medidas de retorsión necesarias para defender las 1,600 empresas establecidas en la Zona Libre. El péndulo del balance comercial se inclina muy favorablemente al país andino. Resulta alentador que el canciller de Panamá, Alejandro Ferrer, ya se reunió con su homólogo colombiano, Carlos Holmes Trujillo García , para comunicarle nuestro desacuerdo. Esperamos que en la visita que realizó el presidente Cortizo a la capital colombiana se haya ratificado en lo mismo. Pero, una vez más, declaraciones sin tomar medidas que las respalden, no nos conducirán a nada.

El autor es  empresario

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL