INFECCIONES POR VIH

¿Llegaremos a cero?

El conocimiento para evitar nuevas infecciones por VIH ya existe. Ciudades como San Francisco, en Estados Unidos, a la vanguardia en la implementación de medidas para el control de la epidemia de VIH, han reducido hasta en un 50% las nuevas infecciones. La estrategia se resume en tres acciones: tratar a las personas con VIH lo antes posible (“inicio rápido”); ofrecer tratamiento pre-exposición (que personas sin VIH y en riesgo tomen antirretrovirales para evitar la infección), y mantener el tratamiento de manera continua y adecuada en los pacientes ya conocidos, lo cual conlleva al control del virus (carga viral indetectable), en conjunto con educación en prevención adecuada.

¿Se podrán aplicar estas estrategias en Panamá? Las grandes barreras vienen de la mano de los desabastecimientos de medicamentos antirretrovirales, el estigma y la discriminación asociados a la ignorancia de la población, y a la carencia de una ley de educación sexual y reproductiva. Toda persona que mantenga relaciones sexuales, con independencia de su edad, debe ser responsable de su sexualidad, tener conocimiento de su estatus de VIH y, cuando sea necesario de la búsqueda de tratamiento para evitar el avance de la infección (sida).

En Panamá, el acceso al tratamiento antirretroviral es universal y gratuito, pero hay desafortunados períodos en que se agotan los medicamentos antirretrovirales. Esto afecta negativamente la salud de los pacientes, al aumentar la resistencia al virus, lo que eleva los costos y reduce las opciones de tratamiento. En el Hospital Santo Tomás ya aplicamos el inicio rápido del tratamiento, pero el país se encuentra atrasado en la implementación de estrategias como la profilaxis pre exposición en la población de riesgo para evitar adquirir la infección.

En el país han sido identificadas más de 18 mil personas con VIH, y se estima, que varios miles más que desconocen su diagnóstico. Lo lamentable y vergonzoso es que continúen aumentando los nuevos casos de VIH; que la mayoría de los diagnósticos se hagan de forma tardía, y que haya hospitales que han hasta triplicado el número de camas en los últimos años para atender pacientes con sida, como si viviéramos en los años 80.

Tenemos grandes retos para el control de la epidemia. Contamos con el conocimiento. Necesitamos crear las condiciones para utilizarlo, mediante el trabajo conjunto del gobierno, el personal de salud, la sociedad y las personas con VIH, hasta lograr que no haya nuevas personas infectadas en Panamá.

La autora es infectóloga y miembro de Ciencia en Panamá

Edición Impresa