Discapacidad

Mirada desde unos lentes Gucci

Temas:

Comenzamos el año 2019, y comienzan las fechas en las cuales celebramos (no concienciamos) las diferentes condiciones o discapacidades, que si el mes azul, las medias de colores, en fin, un arcoíris que trata de aparecer en nuestras vidas y nos hace creer que somos parte de la sociedad, a un mundo inclusivo en el cual todas las decisiones que rigen un país nos involucran, nos incluyen, nos integran.

Pronto culmina una era presidencial y con ellas nuestras esperanzas de mejor legislación para nuestros niños. Sí puedo decir que nos dejan cicatrices de las guerras que hemos tenido que librar bajo el paraguas de la indiferencia de quienes por ley debieron habernos protegido y salvaguardado de la incoherente inclusión educativa, descarrilada integración de nuestros niños en los sistema de salud (un niño con autismo a las 2:00 a.m. en el Hospital del Niño para tomar un cupo) y obviamente una sociedad indiferente que no encuentra los motivos para respetarnos si el Estado como ente regulador no nos respeta.

Cada día reflexiono el porqué si los colegios conocen nuestras vicisitudes nos maltratan, nos dan la espalda y hasta nos cierran los programas dejándonos en la calle; por qué las instituciones del Estado que reciben a diario reportes de cómo somos chantajeados, burlados y descaradamente discriminados no unen esfuerzos para protegernos; por qué niños con discapacidad tienen que estar desde la madrugada en hospitales estatales para buscar citas y cuyos exámenes médicos especializados son realizados después de más de seis meses de espera. Y en la espera hay un niño en casa convulsionando, epilepsias, agrediéndose a sí mismo y a su seres queridos. Seres queridos que no tienen nanas, tutoras, choferes ni escuela en casa.

Finalmente llegué al convencimiento de que son personas que o no han tenido seres queridos con discapacidad que cambian tu vida o si lo han tenido todo ha sido visto desde los lentes Gucci, guardado en la cartera Fendi y atravesando la adversidad con zapatos Jimmy Choo. Ninguna tiene la capacidad de hacer planes o propuestas de Estado para familias a las cuales no les llega la certeza del diagnóstico, no tienen idea de cómo afrontarlo, madres / padres que renuncian a su trabajo, vida social, esperanza de más hijos, niños que son expulsados de programas por no ser rentables, atención de salud inadecuada eximida de paciencia y tolerancia y adicional a asumir grandes costos sacrificando niveles de vida y el alto costo de la vida que no tiene la más remota disposición de formar parte de nuestro plan de sobrevivencia en nuestra burbuja, nuestra realidad.

Cuando los planes para las familias con discapacidad estén realizados desde el lente de B/1.50 de la farmacia y que usamos para leer las facturas que tenemos que pagar o las cartas de los bancos recordando los retrasos por tener que pagar un electroencefalograma privado porque la máquina estatal se dañó, entonces tendremos estructuras y estrategias reales de la mano de una necesidad que a nadie parece importarle más allá de darse golpes de pecho en la misa dominical, en las actividades cercadas del club y fundaciones que reciben fondos del Estado pero aún cobran importantes sumas que no están a nuestro alcance.

Ante tanta adversidad, espero que los diputados, a esta altura, se ahorren la creación de leyes como el proyecto de ley 593 cuya estructura es concebida a través de los lentes Gucci y fundaciones que más que apoyar fustigan al que ni siquiera tiene lentes. Que los planes para atender la discapacidad dentro del próximo periodo electoral sean mirados desde el punto de vista de la discriminación de nuestros niños desde que nacen; empezando por las aseguradoras, clínicas, centros educativos y sociedad en general. Que los programas no sean con base en aquellas personas que no saben lo que es ir a 10 escuelas y en las 10 te nieguen el cupo y que esté próximo a empezar el año escolar y no contar con colegio o no lo saben porque cuenta con su propio centro educativo, personas que no han visto su hijo golpearse contra las paredes mientras esperan meses por un electroencefalograma.

Que los programas sean basados en los padres que deben dejar de trabajar, dejar de superarse y dejar de vivir la vida de siempre por adaptarse a una nueva misión de vida.

Si los planes de discapacidad de nuestra población se continúan viendo a partir de los lentes de lujo, los carros último modelo y reuniones sociales con ventas de brownies estaremos confinados a vivir de las migajas del Estado y la sociedad a pesar de formar parte de la población que protege como a todos nuestra carta magna con los mismos deberes y derechos de cada uno de los que conforman esta sociedad.

La autora es ciudadana

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

CONTENIDO PATROCINADO Líderes que transforman la sociedad panameña

USMA Panamá USMA Panamá
USMA Panamá Foto: USMA

La visión del padre Benjamín Ayechu que Panamá tuviera una universidad particular cimentada en valores ha dado grandes frutos ...