PARQUES NATURALES

Panamá la verde

Panamá la verde Panamá la verde
Panamá la verde

“Hay otros países donde parece que todo queda dicho en anotar que su color es verde. En Panamá, esta palabra resulta pobre, inexpresiva, débil. Hay que repetir sin cansarse: Verde, verde, verde…. nunca creí que un mismo color pudiera descomponerse en tantas gradaciones… Oh Panamá la verde”. Así lo describió el famoso novelista español Vicente Blasco Ibáñez, al pasar por nuestra patria en 1923, en su libro La vuelta al mundo de un novelista. Añoramos las oportunidades que tuvo un fino observador, como don Vicente, al ver la riqueza de nuestros ambientes naturales, de nuestros bosques y de nuestros campos. La llamada Ruta Verde, que desde 1914 ha sido incorporada por el Canal de Panamá en su estrategia para la protección de la cuenca hidrográfica, es indispensable para almacenar las aguas necesarias para el abastecimiento de las ciudades de Panamá y Colón, y para la operación del Canal. Desgraciadamente, hoy la civilización del concreto y la desforestación, con su marcada preferencia mercantilista va gradualmente destruyendo nuestro hábitat, con todos los peligros que trae esto a nuestra salud y a la de nuestro planeta Tierra.

Afortunadamente, los dos grandes magisterios del pensamiento humano, la ciencia y la religión se han encontrado en una feliz y productiva unión en la defensa de lo que la ciencia llama “biosfera” y la religión llama la “casa común” y, en una coexistencia pacífica, luchan por la preservación ecológica de nuestra tierra. El papa Francisco en su encíclica Laudato si, publicada en 2015, recoge las reflexiones de científicos, filósofos, teólogos y organizaciones sociales, y plantea su posición contundente sobre la situación actual, y hace “una invitación urgente a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta. Necesitamos una conversación que nos una a todos, porque el desafío ambiental que vivimos y sus raíces humanas, nos interesan y nos importan a todos”. Y luego expone con sabiduría su preocupación de que: “Tanto la experiencia común de la vida ordinaria como las investigaciones científicas demuestran que los más graves efectos ambientales los sufren la gente pobre”, agregando que: “Dios nos hizo el don de un jardín exuberante, pero lo estamos convirtiendo en una superficie contaminada de escombros, desiertos y suciedad” y propone el cuidado de la “casa común”. Luego plantea la situación de las ciudades: “Hoy advertimos el crecimiento desmedido y desordenado de nuestras ciudades, que se han hecho insalubres para vivir en el caos urbano, los problemas de transporte y la contaminación visual y acústica... con barrios congestionados y desordenados, sin espacios verdes suficientes. No es propio del habitante de este planeta vivir cada vez más inundado de cemento, asfalto, vidrio y metales, privados del contacto físico con la naturaleza”. Esto lleva a unas situaciones de “una verdadera degradación social con una ruptura de los lazos de integración y de comunión social”.

Por su lado, todos los estudios científicos realizados en universidades y centros de investigación, nos llevan a reconocer las acciones realizadas por el hombre en la gradual destrucción de la naturaleza. La devastación de los bosques y mares nos lleva precipitadamente a la extinción de la flora y fauna necesarias para el logro de una vida saludable del planeta Tierra, así como a la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera, con el resultado predecible de cambios climáticos que ponen en peligro el futuro de nuestras costas, ciudades y pueblos. Las Naciones Unidas recomienda las acciones para que todos los países contribuyan a la disminución de los gases de efecto invernadero, reconociendo la seriedad de las investigaciones científicas que alertan de los peligros que estos cambios conllevan.

Actualmente, el 50% de la población mundial vive en áreas urbanas. Y se proyecta un crecimiento acelerado de la población de las ciudades en los próximos años. Esto nos debe llevar a una planificación que actualice la relación de las ciudades con la naturaleza. Para ello la OMS recomienda una relación de 10 metros cuadrados de espacios verdes por cada habitante. En la ciudad de Panamá solo tenemos unos 3 metros cuadrados aproximadamente, el desarrollo de parques distribuidos equitativamente en las distintas áreas de las ciudades contribuiría de forma eficaz a lograr esa meta recomendada.

La contribución de los parques a la salud de las ciudades y sus habitantes produce los siguientes beneficios: Purificación del aire; purificación del agua; control de la erosión disminuyendo las correntías y las inundaciones consecuentes de barrios aledaños; una reducción de la temperatura ambiental; generación de oxígeno, y “secuestro” del CO2.

Igualmente, tenemos los beneficios directos a la salud de los seres humanos que visitan los parques: Permite las actividades de ejercicio físico y ayuda a reducir la obesidad, uno de los problemas de salud más relevantes de esta época; caminar en los senderos entre los árboles y plantas de los parques, escuchando las aves y observando la vida animal que en ellos habita, reduce el estrés que produce la congestión urbana de automóviles y edificios; contribuye a la convivencia social de sus habitantes, al reconocerse como miembros de una comunidad que utiliza los beneficios comunes del parque; contribuye a mejorar una positiva educación ambiental y a lograr el sentimiento de pertenencia de sus habitantes, ayudando a desarrollar en ellos una conducta de amor y respeto por todos los componentes de nuestro ecosistema, de manera de lograr que se preocupen y cuiden de sus plantas y árboles, así como de todos los animales que allí habitan.

Recientemente, fuimos testigos de una reunión en la que funcionarios del Gobierno y los usuarios y vecinos del parque Omar dialogaron sobre una propuesta que modificaba los ambientes naturales del parque, reduciendo las áreas verdes y aumentando las áreas cubiertas de concreto. Se escucharon las opiniones de los que visitamos y queremos proteger el parque, un coro de voces de gente de todas las edades y clases sociales, que nos levantamos para exigir la protección de nuestro parque. Y las autoridades nos oyeron y respondieron correctamente, escuchando la voz del pueblo, retirando su propuesta y apoyando la voluntad de la comunidad. Hermoso ejemplo de democracia activa y participativa, ¡un verdadero areópago tropical! Mis felicitaciones al Gobierno, por su conducta respetuosa de la voluntad popular. Todos los estudios paleo- antropológicos indican que la cuna de la humanidad se inició en la sabana africana y que los humanos desarrollaron, en su cerebro, desde hace millones de años el instinto de convivir en esos verdes paisajes. Permitamos que el hombre de nuestras ciudades encuentre ese ancestral anhelo en los parques naturales urbanos. Hagamos de nuestras ciudades un hábitat amigable y saludable. ¡Desarrollemos y protejamos nuestros espacios verdes!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

en el Yankee Stadium Yankees vencen a Astros y empatan serie de campeonato de la Liga Americana

Aaron Judge empujó dos anotaciones con un jonrón. Aaron Judge empujó dos anotaciones con un jonrón.
Aaron Judge empujó dos anotaciones con un jonrón. AFP/Al Bello

Los Yankees de Nueva York jugaron como siempre en el Yankee Stadium y vencieron este martes 17 de octubre viniendo de atrás ...

DERECHOS HUMANOS Hallan cuerpo en lugar donde desapareció activista argentino Maldonado

'¿Dónde está Santiago?' se preguntan los argentinos. '¿Dónde está Santiago?' se preguntan los argentinos.
'¿Dónde está Santiago?' se preguntan los argentinos. AP

El cuerpo de una persona fue hallado este martes sumergido en un río del sur de Argentina adonde fue visto por última vez el ...

POLÉMICA '¿Hablo con el Presidente?': Cámara filtra por error celular del presidente de Brasil

Michel Temer, Michel Temer,
Michel Temer, AFP

"Estoy hablando con el Presidente, ¿no?", preguntó un reportero del diario brasileño O Globo."Está, perfectamente", contestó ...