RESPONSABILIDAD SOCIAL

Participar para salvar la democracia

“El momento en que alguien dice: ‘¿Y a mí qué me importa?’ con relación a los asuntos del Estado, ese Estado debe considerarse perdido”, Jean-Jacques Rousseau.

De acuerdo a muchos politólogos, “la democracia puede definirse como un método político institucionalizado, basado en la competencia de partidos para alcanzar las decisiones políticas. La ciudadanía utiliza este método para elegir a sus líderes, a la burocracia y a los gobernantes, y la supervivencia de la democracia depende en gran medida más de los compromisos que estas élites tengan sobre el sistema y de los beneficios que obtengan del mismo”. No obstante, otro grupo define la democracia como un “sistema político que se sustenta en la existencia de una ciudadanía previa, titular de derechos y obligaciones sociales, civiles y políticas. Según esta, el bienestar colectivo (la ausencia de grandes desigualdades sociales, económicas o culturales) es condición para el ejercicio de la ciudadanía, y para la legitimidad del Estado”.

Este último enfoque implica la consideración de la “participación ciudadana” en el control integral de la gestión de los gobernantes, y nos obliga a preguntarnos si en nuestro país conviven ciudadanos que pueden ejercer plenamente sus derechos y que se benefician de las políticas regulatorias de la oligarquía gobernante; junto con una mayoría de la población que no se beneficia ni forma parte de las políticas que definen la identidad o la economía nacional”.

Ambas tendencias se unen en el convencimiento de que la participación ciudadana debe ser masiva, si no completa. En ese sentido nos dice Alejo Romano Redruello, que para los teóricos clásicos de la democracia, “el carácter activo y participativo del ciudadano era indispensable. Primero, a los gobernantes les resultaría mucho más fácil someter a los gobernados, si estos fueran apáticos. Segundo, las leyes perderían su legitimidad si no estuvieran avaladas por la voluntad popular, que integra a los componentes de la sociedad bajo un sentir común. Finalmente, sin su participación activa, a los ciudadanos les resultaría más difícil la adquisición de un carácter democrático, que permite una sociedad más propensa a la igualdad…”. Por lo tanto, la apatía política de altos porcentajes de la ciudadanía, resulta claramente perjudicial para la democracia.

En este contexto me pregunto si nuestra democracia es únicamente representativa, y para el beneficio de la pequeña élite, como pareciera corroborarlo una mirada a los titulares de nuestros principales periódicos, donde se denuncia diariamente toda clase de negociados con nuestros recursos, mientras el Gobierno no se da por aludido y la mayoría de los panameños de cualquier generación nos mantenemos apáticos e indiferentes. ¿Qué nos pasa?, ¿por qué esa falta de emoción, motivación o entusiasmo ante la debacle que amenaza con acabar con el país? ¿Por qué somos indiferentes y preferimos limitarnos a vivir nuestras vidas con la comodidad que podamos?, sin dar el paso y participar de manera activa y propositiva.

Vivimos como espectadores, impasibles ante el impune festín que disfrutan nuestros políticos. Olvidamos que nuestra apatía aumenta el margen de maniobra y la discrecionalidad de la oligarquía dirigente y sus aliados, excepto cuando el logro de sus estrategias y metas requiere de nuestra aprobación, lo cual, dicho sea de paso, es rarísimo, pues el grupo gobernante no ha demostrado estar interesado en promover el control social de su gestión, y menos en escucharnos.

Llegó la hora de hacernos escuchar, compatriotas. Recordemos que la apatía es el enemigo más insidioso de la democracia, pero la participación inclusiva es el antídoto. Superemos las barreras ideológicas que nos impiden ponernos de acuerdo y desarrollemos la participación inclusiva que nos hace falta. Marchemos juntos para encontrarnos y forjar acuerdos y compromisos concertados a partir de un permanente diálogo constructivo que aporte soluciones que funcionen para la población, el gobierno, las empresas; y nos ayude a erradicar la corrupción, reducir las desigualdades, promover el desarrollo sostenible y salvaguardar nuestra democracia.

Para terminar cito parte de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium del papa Francisco sobre el anuncio del evangelio en el mundo actual:

“Recordemos que ‘…la participación en la vida política es una obligación moral’. Pero convertirse en pueblo es todavía más, y requiere un proceso constante en el cual cada nueva generación se ve involucrada. Es un trabajo lento y arduo que exige querer integrarse y aprender a hacerlo hasta desarrollar una cultura del encuentro en una pluriforme armonía…”.

Tenemos la palabra: “...la falta de nuestra acción colectiva ahora, es la causa de la crisis de valores que nos agobia y será la causa del retroceso de mañana...”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Videos Medidas para agilizar el transporte público

Medidas para agilizar el transporte público Medidas para agilizar el transporte público Vídeo
Medidas para agilizar el transporte público

El presidente Juan Carlos Varela anunció nuevas medidas para agilizar el transporte público, las cuales incluyen  la reducción ...

INCIDENTE Nivel de agua en una de las cámaras del Canal supera compuertas en Cocolí

Foto archivo de las esclusas en Cocolí. Foto archivo de las esclusas en Cocolí.
Foto archivo de las esclusas en Cocolí. LA PRENSA/Archivo

El nivel del agua de unas de las cámaras de las esclusas del Canal de Panamá en Cocolí superó las compuertas la mañana de este ...

Sociedad Entregan órdenes de proceder para cuatro potabilizadoras

El presidente Varela encabezó el acto de entrega de órdenes de proceder para la construcción y ampliación de plantas potabilizadoras. El presidente Varela encabezó el acto de entrega de órdenes de proceder para la construcción y ampliación de plantas potabilizadoras.
El presidente Varela encabezó el acto de entrega de órdenes de proceder para la construcción y ampliación de plantas potabilizadoras. LA PRENSA/Rosalía Simmons

El Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan) entregó este martes 17 de octubre la orden de proceder para el ...