COMUNICACIÓN SOCIAL

Periodismo embrutecedor…

Temas:

El periodismo es una indispensable profesión que no solo procura informar a la gente sobre la realidad nacional e internacional circundante y forjar la opinión ciudadana en diversas temáticas sociopolíticas, sino que además brinda entretenimiento a la sociedad. Para la Real Academia de la Lengua, este oficio se define como la captación y tratamiento, escrito, oral, visual o gráfico, de la información en cualquiera de sus formas y variedades.

Un rol muchas veces olvidado, de máxima relevancia, es su aporte a la educación y a la cultura de los pueblos, herramientas vitales para alcanzar progreso y competitividad en esta aldea global contemporánea. Por su gran capacidad de difusión y penetración en todos los rincones del país, la tarea de educar y fortalecer las enseñanzas escolares resulta fundamental, máxime ahora que cualquier iletrado puede acceder a las redes sociales y diseminar su analfabetismo sin filtro alguno. Es imperioso, por tanto, que el comunicador esté bien capacitado para subir el nivel promedio de la población en numerosas facetas del saber.

Un buen periodista, no obstante, debe especializarse en temas concretos, dejando sus áreas de inopia para otros colegas mejor adiestrados. Intentar abarcar un océano de conocimientos, pero solo con un milímetro de profundidad en cada uno, no solo es irresponsable, sino peligroso.

Me llamó poderosamente la atención observar la reacción encolerizada de algunos comunicadores contra mi tuit sobre el periodismo como medio de embrutecimiento masivo.

Primero, porque alguien que ejerce su trabajo correctamente no debe sentirse aludido por esta genérica sentencia y, segundo, porque el comentario, en todo caso, tendría que ser utilizado para depurar al colectivo, marginando a los que incumplen con los lineamientos deontológicos de la vocación periodística. He planteado, en repetidas ocasiones, un argumento similar hacia mi comunidad médica. Ser autocríticos es la mejor manera de sanear la profesión y visibilizar a los mediocres.

El conocimiento no puede seguir siendo una pasarela para beneficio de unos cuantos privilegiados, dejando de lado a la masa “inculta”, que solo digiere pan y circo. Las aulas de comunicación social deben esmerarse en la formación integral del profesional y procurar arrojar al medio periodistas idóneos. Urge inculcar conceptos claros de ciencia y salud, porque yerros elementales en estos campos pueden provocar consecuencias adversas de grueso calibre.

Los ejemplos del embrutecimiento mediático son cotidianos. Horrores gramaticales, frases redundantes y dicciones grotescas suceden a diario. Las reglas idiomáticas deben respetarse tanto en la reseña política como en la deportiva, porque hay mucha gente en recepción. La asignatura de español (y de inglés si se pretende universalidad) debe impartirse con rigor en todos los semestres de la carrera. Los medios deben contar con correctores especializados para tamizar la información antes de que se haga pública.

Las ondas radiales y televisivas están repletas de naturistas, predicadores y adivinos que venden publicidad engañosa sin respaldo de evidencia científica. Que un reportero invite a un astrólogo para opinar sobre el eclipse solar es divulgar ignorancia de manera imprudente. Por más apego que haya por la libertad de expresión, dar micrófono a charlatanes, a voceros de grupos antivacunas, a los que satanizan la educación sexual y a los que incentivan racismo, homofobia o xenofobia, es fomentar odio, violencia e incultura en el país. Otro concepto básico que debe ser inculcado es que la fe religiosa pertenece al ámbito de la intimidad personal. Los comunicadores deben evitar mezclar las creencias individuales con su labor técnica. Varios presentadores populares empiezan el día evangelizando a su audiencia desde su púlpito mediático.

El papel que el periodismo cumple en un régimen democrático es trascendental. El negocio, por tanto, no debe estar nunca por encima de la autenticidad y la ética. El periodista debe poseer un compromiso moral para la permanente búsqueda de la verdad, lo que exige actuar con libertad y buena fe, eliminando cualquier resquicio de especulación. El trabajo de selección y difusión de temas debe responder a lo que realmente está sucediendo y se considere útil para el ciudadano, aunque la noticia no otorgue popularidad ni rating. Por ello, es esencial estar libre de vínculos sectarios y subordinaciones robóticas, resistiendo incluso las propias creencias e ideologías en función, precisamente, de esa búsqueda. Un comunicador sagaz debe esforzarse en ampliar los horizontes mentales de su público, porque asimilar otras realidades contribuye a concebir personas más tolerantes, capaces de amar a sus semejantes, por más que su piel sea de un color distinto, sus ideas contrarias a las propias, o sus costumbres extrañas a nuestras tradiciones. Ser periodista es ser traductor de una civilización a otra, de una mentalidad a otra. Apremia, por ende, abandonar la “panameñización” de la noticia, conducta que contribuye a forjar una visión tubular de los dilemas.

No hay nada peor que un periodista convertido en francotirador de bombas y primicias, anteponiendo morbo y calumnia a sensatez y dignidad. El comentarista debe escaparse del estereotipo acartonado de los medios, encontrar el punto adecuado, sacar el cuerpo a la información mercantilizada y a la noticia como espectáculo, al fetiche de la inmediatez que tanto desvaloriza la permanencia. El periodismo criollo se ha convertido en un abanico de bagatelas. Una reflexión desapasionada de los protagonistas es el camino a seguir.

El autor es médico

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

ganó el Belmont Stakes de 1964 Fallece el legendario jockey panameño Manuel Manny Ycaza

En la foto tomada en noviembre de 1963 está Manny Icaza (C) junto a su esposa Linda Bement, quien fue Miss Universo 1960, en el bautizo de uno de sus hijos. La pareja se divorció en 1969.
AP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Advierte el secretario del Tesoro Estados Unidos podría considerar sanciones económicas a Nicaragua

La crisis comenzó el 18 de abril pasado. La crisis comenzó el 18 de abril pasado.
La crisis comenzó el 18 de abril pasado. AP/Cristóbal Venegas

Estados Unidos podría considerar sanciones económicas a Nicaragua, aseguró este sábado en Buenos Aires el secretario del ...

Grandes Ligas Machado brilla en debut con los Dodgers

En su primer partido con el uniforme de los Dodgers, Manny Machado se fue de 3-2. En su primer partido con el uniforme de los Dodgers, Manny Machado se fue de 3-2.
En su primer partido con el uniforme de los Dodgers, Manny Machado se fue de 3-2. AFP

Con su carácter amable y su swing perfecto, Manny Machado causó una estupenda impresión en su debut con los Dodgers.Machado ...

Deportes Las pesas dan el liderato a Colombia en Centroamericanos de Barranquilla

Ana Segura se lució con Colombia en el levantamiento de pesas. Ana Segura se lució con Colombia en el levantamiento de pesas.
Ana Segura se lució con Colombia en el levantamiento de pesas. Tomado de @BluBarranquilla

Colombia arrasó este viernes en el primer día con medallas de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en la ciudad caribeña ...