Fuente de divisas y el ‘otro’ déficit

Radiografía de la economía panameña

Temas:

Panamá es un país que requiere grandes cantidades de divisas para costear la cornucopia de productos y servicios importados que forman parte de nuestro estilo de vida.  Cosas que van desde necesidades básicas hasta frivolidades: automóviles, alimentos, medicinas, energía, ropa, muebles, materiales, entretenimiento, comunicaciones, tecnología, viajes, etc.  Mas aun tomando en cuenta el hecho de que mantenemos un alto nivel de consumo, que ya nos ubica en los primeros lugares de Latinoamérica.  Con un ingreso per cápita aproximado de $15 mil que nos clasifica como una economía de ingresos medios-altos.  Por encima incluso de grandes potencias exportadoras del Asia.  

¿Pero cuál ha sido el secreto de Panamá para lograr un estándar de vida tan privilegiado? La respuesta obvia son fuentes relacionadas a nuestra posición geográfica: el Canal, la logística y el turismo.  Sin embargo, los números no mienten y la mala noticia es que estas fuentes no han sido suficientes.  Esto lo demuestra el déficit que de manera crónica mantenemos en la “balanza de cuenta corriente”.  El cual alcanzo niveles extravagantes de 14% en los años 2013 y 2014, y todavía en 2018 superó el 6%.  

En otras palabras, año tras año consumimos más de lo que producimos.  Esto ha sido posible hasta ahora por el enorme caudal de inversiones directas y financieras que han venido desde el exterior. ¡Una bonanza de afluencia de capitales que quedará para la historia! Pero esta fiesta tiene su resaca, es una dinámica donde cada vez acumulamos mayores deudas con los inversores extranjeros y estos también se van convirtiendo cada vez más en propietarios de empresas, bienes raíces y otras fuentes de riqueza dentro de nuestro país.  Por simple aritmética, salta a la vista que este proceso no puede continuar indefinidamente.  La capacidad de endeudamiento se va copando, los activos vendibles van escaseando y el apetito siempre cambiante de los capitales extranjeros puede desaparecer.   Además, vamos necesitando nuevas divisas, ahora no solo para consumir, sino también pagar montos cada vez mayores en intereses y dividendos.  Como si todo esto fuera poco, hay que sumar las remesas que envían trabajadores extranjeros.

Lo anterior nos confronta con uno de los principios más básicos de la macroeconomía, la “impermanencia”.   Al igual que ocurre con las personas, las fortunas de los países son altamente variables en el tiempo.  Influenciadas por factores fortuitos y, sobre todo, el buen o mal manejo del que sean objeto.  Periodos de bonanza la mayoría de las veces son sucedidos por vacas flacas.  Se trata de la usual “reversión a la media” de la que pocos logran escapar.   Países que viven más allá de sus medios por algún tiempo, pasan a periodos de escasez y shock (colapso) de importaciones.

Inevitablemente, la brecha entre nuestro consumo y capacidad para generar ingresos se tendrá que ir cerrando. En el corto plazo, esto ocurrirá por la vía de menor consumo.  Este es un ajuste doloroso que hace rato ya es evidente en la calle y no está próximo a concluir.  ¿Por qué las cifras oficiales no muestran este deterioro? Es un hecho reconocido que, en macroeconomía, la evidencia anecdótica muchas veces resulta más certera que las cifras oficiales.  En alguna medida porque los gobiernos se valen de “trucos” y costosos consultores para embellecerlas.   En Argentina, por ejemplo, dicen que no solo el futuro, sino también el pasado es incierto.  Lo último por los constantes ajustes que se hacen a las cifras. 

Volviendo al tema, a largo plazo, por su posición geográfica, Panamá sin duda tiene el potencial de generar ingresos altos en forma sostenible.  Pero esto no es tarea fácil, ni hay garantías de que vaya a ocurrir.   Aquí es donde se entrelazan la política y la economía.  Aprovechar al máximo nuestras ventajas competitivas requerirá de gobernantes con mucha capacidad e integridad; leales a los mejores intereses del país.  Con valentía, persistencia y vocación de sacrificio para abstenerse de optar por el populismo y enfrentar intereses especiales de todo tipo.  Desde sindicatos que exigen condiciones que le restan competitividad al país, pasando por diferentes grupos que reclaman protección y subsidios, hasta poderosos empresarios que buscan usar influencias para crear monopolios, negocios rentistas o capturar riquezas que son patrimonio del Estado. 

Conclusión, la bonanza de capitales extranjeros que experimentamos en los últimos años permitió un nivel de vida alto en nuestro país.  También permitió que proliferaran sin consecuencia aparente muchos vicios y excesos.  En la medida en que la marea de la inversión extranjera vaya bajando, el ambiente sin duda será mucho menos benévolo.  El país tendrá que ser muy bien administrado y maximizar el aprovechamiento de sus recursos para mantener un nivel de bienestar aceptable que mantenga la estabilidad.

El autor es financista 

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Videos El Museo del Parque Arqueológico El Caño reabre sus puertas

El Museo del Parque Arqueológico El Caño reabre sus puertas El Museo del Parque Arqueológico El Caño reabre sus puertas Vídeo
El Museo del Parque Arqueológico El Caño reabre sus puertas

El museo presenta una exposición documental permanente, sistemática, contextualizada y didáctica, con artefactos provenientes ...

DIPLOMACIA Kim Jong Un llega a Rusia para su cumbre con Vladimir Putin

La reunión entre Vladimir Putin y Kim Jong Un será en Vladivostok, un importante puerto ruso a unos 200 kilómetros de la frontera con Corea del Norte. La reunión entre Vladimir Putin y Kim Jong Un será en Vladivostok, un importante puerto ruso a unos 200 kilómetros de la frontera con Corea del Norte.
La reunión entre Vladimir Putin y Kim Jong Un será en Vladivostok, un importante puerto ruso a unos 200 kilómetros de la frontera con Corea del Norte. AP/Archivo

El líder norcoreano, Kim Jong Un, atravesó la frontera de Rusia este miércoles y se dirige a Siberia para una cumbre el jueves ...

Cine Todos los caminos de Marvel conducen a 'Avengers: Endgame'

De izquierda a derecha, el productor Kevin Feige junto a los actores Chris Hemsworth, Chris Evans, Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Mark Ruffalo y Jeremy Renner. De izquierda a derecha, el productor Kevin Feige junto a los actores Chris Hemsworth, Chris Evans, Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Mark Ruffalo y Jeremy Renner.
De izquierda a derecha, el productor Kevin Feige junto a los actores Chris Hemsworth, Chris Evans, Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Mark Ruffalo y Jeremy Renner. AFP/Valerie Macon

Un chasquido y la mitad de la vida en el universo se desvanece: Thanos, con las seis rocas del infinito en su guante, se ...