[VENEZUELA]

Rafael Caldera (1916-2016)

Los venezolanos recuerdan hoy el centenario del nacimiento de Rafael Caldera, un erudito que dedicó su vida a la defensa de la democracia. Fue dos veces presidente de la República.

Temas:

El 24 de enero de 1916, nace en San Felipe El Fuerte un niño varón bautizado ante la Iglesia católica y presentado ante la Autoridad Civil como Rafael Antonio Caldera Rodríguez; sus futuras realizaciones como estadista, político, docente, periodista y escritor lo llevarían a erigirse como el yaracuyano por antonomasia. Huérfano de madre, de Rosa Sofía Rodríguez Rivero, el párvulo es adoptado y criado por su tía materna Marieva Rodríguez Rivero junto con su esposo, el Dr. Tomás Liscano.

El niño Rafael Antonio realiza estudios elementales en su San Felipe natal. El adolescente Caldera Rodríguez finaliza el bachillerato en el colegio San Ignacio de Caracas. El joven Rafael Caldera se gradúa de doctor en ciencias políticas en la Universidad Central de Caracas con la mención summa cum laude.

En la universidad, el inquieto Caldera inaugura sus inclinaciones políticas como miembro de la dirección de la Unión Nacional Estudiantil (UNE) y periodísticas en su rol de director del periódico de la UNE, que luego desarrollaría in extenso en La Esfera, El Universal y El Nacional.

Para 1935, a los 19 años de edad, el escritor en ciernes redacta el enjundioso ensayo Andrés Bello (Síntesis de su vida, su obra y su pensamiento), que obtiene el premio Andrés Bello, otorgado por la Real Academia Española de la Lengua.

Pero no es solo la figura del enciclopédico humanista la que concita la curiosidad intelectual de Caldera, Simón Bolívar, ese otro caraqueño universal, es también objeto de la estilográfica y de las reflexiones del escritor yaracuyano. Sus bolivarianas consideraciones se encuentran plasmadas en el libro Bolívar siempre.

En 1939, el ahora certificado jurista Caldera publica su tesis doctoral, el libro Derecho del Trabajo será texto obligatorio para varias generaciones de estudiantes de derecho en las universidades venezolanas y en algunas latinoamericanas.

Años después, en el crucial momento para el país de la reversión al Estado de las concesiones petroleras otorgadas a las empresas multinacionales, Caldera publica el libro La nacionalización del petróleo, que recoge sus consideraciones jurídicas sobre el proyecto de ley, algunas de las cuales sirvieron de base para la redacción final de la Ley de Nacionalización Petrolera y, en especial, para la modificación del controvertido artículo quinto. A mediados de la década de los 80, su condición de jurisconsulto fue requerida para adelantar la reforma de la Ley Orgánica del Trabajo que tanta polémica generó entre proculeyanos y sabinianos.

El jurista y el sociólogo se compenetran en la labor docente y en las inquietudes intelectuales de Caldera, quien simultáneamente dicta las cátedras de derecho del trabajo y de sociología jurídica. Para la primera ya cuenta con el recurso académico de su libro Derecho del Trabajo, la segunda requiere de apoyo escrito para el aprendizaje.

El maestro de generaciones se dedica a compilar el contenido de sus clases magistrales para concretar los libros Sociología Jurídica: El derecho y la Vida Social, y Temas de Sociología Venezolana. La sociología se convierte en materia fundamental de sus preocupaciones de erudito; su discurso de incorporación a la Academia Venezolana de Ciencias Políticas y Sociales versa por tanto sobre Una Idea de la Sociología Venezolana. En el libro Reflexiones de la Rábida, el ensayista concreta todavía más su antigua y genuina aspiración de hacer converger el derecho, la política y la vida social.

Rafael Caldera estuvo hecho para la política, era un ser humano llamado a ejercerla y sobre todo a dotarla de sentido. El escritor se constituyó en uno de los ideólogos fundamentales de la democracia cristiana mundial, junto con Lebret, Mounier, Papini, Maritain, Frei Montalvo, Barbeito, Calvani, Adenauer, Di Natale o Arias Bustamante.

Con el mismo entusiasmo con el que caviló y redactó sus libros jurídicos y sociológicos, el ensayista le echa pichón a enseñar y difundir aquende y allende el pensamiento democratacristiano. Especifidad de la Democracia Cristiana, Ideario: La Democracia Cristiana en América Latina y Democracia Cristiana y desarrollo, reconcilian al operador partidista con el ideólogo político. En estos textos, Caldera, distendido y en arena propia, se explaya en comunicar las ideas y valores de la tolda democratacristiana.

Con lógica de procurador organiza el pensamiento que sirve de trasfondo a los términos políticos en elucidación: El elemento democrático implica: realizar plenamente la democracia; Democracia personalista; Democracia pluralista; Democracia comunitaria; Democracia de participación; Democracia orgánica.

El elemento cristiano se traduce en: afirmación de lo espiritual; el fondo ético de la política; la dignidad de la persona humana; la primacía del bien común; la perfectibilidad de la sociedad civil; y, en especial y por encima de todo, una concepción social en la que predominan: el valor fundamental del trabajo; la función social y formas de la propiedad; el papel del Estado en la vida social; la defensa de los grupos sociales; la solidaridad universal y la justicia social internacional.

Referencia aparte merece su inspirador libro Moldes para la Fragua, que recoge breves ensayos sobre diversos personajes dignos de emular de acuerdo con la concepción vital del escritor. El pensamiento del parlamentario nacional y mundial que también fue el escritor, permanece plasmado en cuantiosas publicaciones, al igual que su intensa actividad de comunicador cuando ejerció por dos veces la Presidencia de la República. Los libros Metas de Venezuela, Habla el Presidente, La Solidaridad Pluralista de América Latina, Parlamento Mundial: una voz latinoamericana, Mi compromiso solidario, entre otros, y más de 60 opúsculos o folletos sobre variados temas expuestos en diferentes escenarios nacionales e internacionales dan buena idea de la magnitud de la actividad intelectual ejercida por el político activo, quien sorprendió a sus lectores con una personal historia de Venezuela: De Carabobo a Punto Fijo (Los causahabientes), que en las penosas circunstancias del país adquiere renovada vigencia.

En 2014, con sendas notas de sus hijos Rafael Tomás y Juan José, se publicó el libro póstumo Mi testimonio, en el que se deja constancia con enjundiosos detalles - no exentos de afectividad y admiración - del largo e intenso quehacer de su padre como hombre público, siempre al servicio de la paz y la justicia social.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Sociedad Empieza demolición de la cárcel pública de David

Las autoridades dijeron que tenían identificados a los autores del siniestro.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel Q.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Canal ampliado 99% de avance en trabajos en esclusas

Más de 2 mil tránsitos en 15 meses de operación. Más de 2 mil tránsitos en 15 meses de operación.
Más de 2 mil tránsitos en 15 meses de operación. LA PRENSA/Archivo

Los trabajos menores y defectos pendientes en el tercer juego de esclusas que desarrolla el contratista Grupo Unidos por el ...

SEGURIDAD EN NAVEGACIÓN 121 actos de piratería

Infografía Infografía
Infografía LA PRENSA

Entre enero y septiembre se han registrado 121 incidentes de piratería y robo a mano armada contra buques en distintas partes ...

negocios Cinco SEM se instalarán en el país

Visa es una de las 12 firmas aprobadas este año. Visa es una de las 12 firmas aprobadas este año.
Visa es una de las 12 firmas aprobadas este año.

Las estadounidenses Visa y McKinsey & Company, Inc., y la suiza Panalpina World Transport, son algunas de las firmas que ...