Concentración de poder

La República en peligro

Temas:

Panamá es una república constitucional y no una democracia parlamentaria; es decir, un país cuyas autoridades tienen el mandato o encargo de su población de proteger a las personas, su propiedad, y libertad, lo cual jamás debemos confundir con una dictadura de las mayorías. A través de la historia humana se ha visto que una democracia sin límites es tan peligrosa como cualquier régimen totalitario; caso Venezuela. Nuestros políticos poco o jamás piden el voto en virtud de una protección a la república y su Estado de derecho. Y peor aún es que la población les sigue como lemúridos al desfiladero.

Un sistema democrático solo funciona aceptablemente a partir de una buena constitución cuyo propósito esencial es el establecimiento de estrictos límites al poder. Y es que el mayor peligro no proviene de una invasión de Colombia o Costa Rica, sino proviene del mismo gobierno. ¿Acaso olvidamos la dictadura?

Pero no solo debemos cuidar de ser invadidos desde afuera o desde adentro, del poder central desbocado; sino desde las mayorías desbocadas. ¿Acaso no conocen lo que ocurre cuando una turba se desboca; ya sea en furia justificada o engañada? Otro nombre para ello es: “La dictadura de las mayorías”; peligro muy real que temían los fundadores de la Constitución estadounidense, cuando pusieron claros controles contra el poder central desbocado. Así, en Panamá hemos pretendido controles constitucionales, tales como el artículo 310: “La República de Panamá no tendrá ejército. Todos los panameños están obligados (el subrayado es mío) a tomar las armas para defender la independencia…”. ¿Cómo?, si las autoridades, de forma inconstitucional crean “políticas de Estado” que contravienen dicho mandato, al dificultar la tenencia y porte de armas de fuego. ¿Creen que el dragón del militarismo desapareció para siempre? ¡Qué ingenuidad! Ojalá a algún candidato se le ocurra la descentralización de las fuerzas del llamado “orden público”.

Pero no alcanza con solo delinear límites a los poderes del Estado, ejercidos por intermedio de sus órganos, el Ejecutivo, Legislativo y Judicial; sino que también hace falta limitar el tamaño y alcance de las funciones estatales centralizadas. ¿Qué sentido tienen gobernadores provinciales que no gobiernan? Desgraciadamente en Panamá la violación constitucional está instituida en su propia letra. De poco o nada sirve declarar el propósito de tutelar la vida, libertad y propiedad si luego la ley se contradice y abre senderos que destruyen los cimientos de la república.

Pero la descentralización debe ir mucho más lejos; tal como sería el fraccionamiento de instituciones como la ATTT, que opera en todo el país; y que en vez de ordenar el tránsito lo desordenan y convierten en instrumentos de lujurias económicas. Igual está el MOP, que bien puede ser descentralizado como se intentó con el costoso proyecto de Fonvial, que quedó en nada porque sacaba a los zorros del gallinero.

En EU sus fundadores, temerosos de los abusos del poder, instituyeron la menor cantidad de actividades al gobierno federal, incluyendo gastos, para dejar solo cosas como la defensa de la nación, el comercio internacional, la nacionalidad, dinero, protección de patentes y otras funciones menores. A ver si al menos en lo poco son efectivos.

Semejantes límites al poder central darían control discrecional a las provincias; lo cual nos lleva a una discusión de tema fiscal. Algunos sostienen que la creación de competencia fiscal entre provincias o estados es cosa buena; ya que limita al exagerado y da flexibilidad a los que tienen menores fuentes de ingreso fiscal. Pero también ello podría ser una manera de impedir que los politicastros usen los recaudos de un lugar para hacer proselitismo de populismo improductivo en otro.

A fin de cuentas, todo ello implica una realidad moral, dado que las instituciones, a partir de la familia, que es la institución básica, cobraría preponderancia, junto con el barrio, y el resto de la organización social descentralizada. Lo malo es la curva de aprendizaje de una población que jamás ejerció el control de las riendas de su corcel.

El autor es presidente de Goethals Consulting Corp.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

CRISIS Arde edificio de compañía eléctrica en Santiago de Chile en medio de violentas protestas

El fuego se inició en el sector de escaleras externas del edificio. El fuego se inició en el sector de escaleras externas del edificio.
El fuego se inició en el sector de escaleras externas del edificio. AFP

El edificio de la compañía eléctrica ENEL, de capitales italianos, se incendió el viernes en medio violentas protestas contra ...

DELINCUENCIA La historia familiar del Chapo Guzmán, escándalos por lujos y desgracias

Ovidio Guzmán. Ovidio Guzmán.
Ovidio Guzmán. Tomado de Twitter

Los hijos del capo mexicano Joaquín Chapo Guzmán han tratado de llenar el vacío que dejó desde su extradición en 2017 a ...

Liga Panameña de Fútbol Parra reemplaza a Pipino como nuevo técnico del Universitario

Richard Parra ya realizó sus primeros trabajos con los jugadores del Universitario. Richard Parra ya realizó sus primeros trabajos con los jugadores del Universitario.
Richard Parra ya realizó sus primeros trabajos con los jugadores del Universitario. CORTESÍA/@UDUniversitario

Sale un técnico campeón del fútbol panameño y entra otro recordado técnico campeón de la Liga Panameña de Fútbol (LPF).El ...