Sábado picante

Temas:

Hay gente que no le importa cómo salta a la fama. La cosa es ser famoso. A otros, cómo entrar a la historia. Henry Morgan, por ejemplo, ingresó a esta no solo por ser pirata, sino por mentiroso y asaltante. Su carrera delincuencial fue premiada por el rey Charles II con un título nobiliario, aunque de nobleza, ni sus calzones. En el Panamá de hoy, los piratas empiezan como Morgan, y después de un tiempo, esperan –al igual que él– que les llamen por su equivalente en español: don (o sir en inglés).

Reclaman ese derecho no por nobles, sino porque tienen un bolsillo profundo del que desborda sus malolientes fortunas, razón suficiente para que sus lacayos –que evidentemente sufren de anosmia– los llamen don Pipo, don Ricardo, don Vito, etc. Dones, pues, pero sin más don que acumular riqueza y poder. Estos dones descubrieron que se puede hacer y ser ambas cosas ejerciendo el oficio de político, que además, le dan fama, mala, pero fama, al fin y al cabo.

Conozco a tres que entraron a la historia, y a su muy particular manera: Roberto Tejeira, Arlene Caballero y Raúl Vergara, jueces que difícilmente serán recordados como el abogado puertorriqueño Rafael Martínez Nadal, quien también llegó a ser ilustre miembro del Senado de su país, incluso, su presidente. Esos jueces criollos, si alguna vez se quedan sin plata o trabajo, pueden recurrir a los votos de nuestro muy sabio pueblo, que seguramente los encumbrará en el más exclusivo club de Panamá: la Asamblea Nacional, convirtiéndose en sus distinguidos socios, tal como Benicio, Wever o Afú. Es  el caso de un ilustre desconocido… hasta ahora.

Abel Beker Ábrego, conocido en Bocas del Toro como sindicalista y político, saltó a la fama nacional por mentiroso. Sí, por mentiroso. Ante sus colegas, confesó que “a nosotros los políticos nos señalan que somos mentirosos, y es verdad, tenemos que decir algunas cosas para convencer a los electores para poder llegar a este puesto”.

La cara de este hombre fue moldeada en hormigón para pavimento. El nuevo taquillero  prometió cosas que hacerlas no dependía de él, sino del Gobierno. O sea, “una cosa es lo que se propone con la intención de cumplir –dijo– y otra cosa es lo que en verdad al final se pueda lograr”.  Así que usó sus buenas intenciones para convencer a su circuito de exaltarlo  al Olimpo, donde sus divinos colegas le reprocharon haber dicho la verdad, pues los que allí habitan no dicen semejantes cosas.

Y porque la intención de Beker fue buena, hoy camina con la frente en alto, con la escasa moral que se necesita para confesar su pecado y luego dar gracias a Dios por los votos de sus electores. Se ganó su título, don Abel: tiene usted los mismos atributos que hicieron merecedor a Henry Morgan de ser caballero de la Corte británica.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

CONGRESO Trump presionó para que Ucrania investigara a empresa vinculada a Biden, dice diplomático

Donald Trump. Donald Trump.
Donald Trump. AFP

El presidente Donald Trump ordenó que su abogado personal participara en conversaciones de diplomáticos estadounidenses con ...

INICIATIVA Diputada Zulay Rodríguez propone endurecer norma para obtener la nacionalidad panameña

Zulay Rodríguez. Zulay Rodríguez.
Zulay Rodríguez. LA PRENSA/Luis García

La diputada perredista Zulay Rodríguez propuso reformas al artículo 9 de la Constitución de Panamá.Con esto, busca establecer ...

Mundo China tilda de 'injerencia' la postulación del pueblo de Hong Kong al Nobel de Paz 2020

El movimiento empezó en junio a raíz del rechazo a una ley sobre las extradiciones -ya suspendido- y luego amplió sus reclamos. El movimiento empezó en junio a raíz del rechazo a una ley sobre las extradiciones -ya suspendido- y luego amplió sus reclamos.
El movimiento empezó en junio a raíz del rechazo a una ley sobre las extradiciones -ya suspendido- y luego amplió sus reclamos. AFP

China denunció el jueves una "injerencia" en sus asuntos internos, luego que una legisladora noruega postuló al "pueblo de ...