<div class="nav-bot-temas"></div>
EL CEREBRO

Sueño y dolor

En los últimos 50 años han existido enormes avances en el estudio de la biología y la neurofisiología del sueño. Los genes que lo regulan han sido identificados y las interacciones entre sueño y otras funciones del cuerpo se han convertido en un foco de investigación y de interés.

Un adulto invierte aproximadamente el 23% de su vida durmiendo. La recuperación de la energía, el funcionamiento neuronal y la neurogénesis, la síntesis de proteínas, el crecimiento, la protección inmunológica, la consolidación de memoria e información, se realizan principalmente durante el sueño.

Aquí ocurren importantes intercambios bioquímicos en estructuras como el hipotálamo, el tallo cerebral y la amígdala, involucrando sustancias como neurotransmisores (serotonina, adenosina, glutamato) y hormonas (melatonina, cortisol).

Recientemente se han reconocido más de 100 desórdenes del sueño, entre los que podemos mencionar los ronquidos, la apnea del sueño, la narcolepsia, el síndrome de la pierna inquieta y el bruxismo.

En algunos de estos desórdenes, el cerebro tiene “microdespertares”, que impactan en los estados de ánimo, la capacidad cognitiva y la modulación del dolor.

Estudios científicos recientes evidencian que la deprivación del sueño causa cambios neuroplásticos en el sistema que lleva la información dolorosa y la modula (sistema nociceptivo), contribuyendo a un aumento en la percepción dolorosa (hiperalgesia) y la cronificación del dolor.

La forma en que el organismo procesa el dolor también puede afectarse a través de una alteración en el sistema de opioides endógenos, el sistema inmune o la función del sistema de melatonina, en trastornos del sueño.

Aproximadamente el 65% de los pacientes con patologías dolorosas crónicas (como fibromialgia, neuropatías, cefaleas frecuentes), tienen un trastorno del sueño asociado.

De manera tal que el manejo y prevención de los desórdenes del sueño deben ser parte de la rutina del tratamiento en pacientes con patologías dolorosas.

La autora es algióloga orofacial – máster en tratamiento del dolor y miembro de Ciencia en Panamá.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL