Tal Cual

GOL. Gracias a la página en internet del Kremlin, quedó en evidencia que Juan Carlos Varela viajó a Rusia para asistir al Mundial de la FIFA, y que lo de Vladimir Putin fue un encuentro protocolar sin mayor trascendencia -al menos para Putin-. Gracias al Kremlin también nos enteramos de que Varela fue a Moscú acompañado “de una amplia delegación de hombres de negocios”. ¿Quién está en esa nutrida delegación? ¿Por qué nos enteramos de estas  informaciones   en el sitio web de otra República? Tendremos que empezar a consultar la página del Vaticano, porque si queremos saber qué sucede en Panamá en tiempos de la JMJ, los hechos parecen indicar que será en ese sitio –y no en el de la Presidencia- que nos vamos a enterar.

EMBOTELLADORA. La diputada Yanibel Ábrego, presidenta de la Asamblea, fue avistada por los predios del Hospital Santo Tomás cuando Martinelli todavía se encontraba ahí. Tal vez le fue a ofrecer un puesto de promotor comunitario en la planilla 080, para que sus abogados luego digan que no puede estar  en  El Renacer porque tiene que ir a trabajar y cumplir con sus obligaciones con el Estado. Y enfermo.

RICARDOS. A propósito de El Renacer, ya podrían ir instalando una puerta giratoria en la entrada, porque llegando Martinelli y saliendo Francolini.

QUERELLANTES. El periodista Álvaro Alvarado, espiado  por el Consejo de Seguridad Nacional (CSN) en el gobierno de Martinelli, está considerando presentar una querella. Sus colegas Hugo Famanía y Atenógenes Rodríguez también fueron víctimas del CSN. A dos de ellos hasta les robaron sus laptops. Hasta ahora, los querellantes se reducen a una docena. Quedan más de 100  que aún pueden cambiar de opinión.

EXAMEN. Los magistrados -principales y suplentes-  de la Corte Suprema tendrán la vista puesta de todo el mundo el próximo martes, cuando deban decidir si Martinelli va a casa o se queda en El Renacer. No la tendrán fácil, porque si lo mantienen en la cárcel,   les dirán violadores de derechos humanos, que serán responsables de su vida, que los compraron, que le violaron el debido proceso. Lo de siempre. Pero  hay que recordar que en Miami   le negaron fianza; que se fue a refugiar a ese país y que tiene los medios para fugarse. Si lo mandan a su mansión no serán flores lo que les caerán. Y si se escapa... su peor pesadilla.   

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL