Perspectiva

Tareas de Panamá y China

Temas:

Con la visita del presidente Xi Jinping a Panamá esperaba escritos de sinólogos locales. En la prensa nacional hubo varios artículos de opinión. Los extremos se situaban entre el temor y la esperanza. Su distinguido embajador también dijo, con alguna elegancia, lo que puede decir un diplomático. Terminadas la visita oficial y la firma acostumbrada de muchos acuerdos bilaterales, es tiempo de reflexión.

Primero, los temores son a mi juicio infundados. China no es el Estado que practica un imperialismo territorial, en ninguna de sus variantes, como lo hizo con la sujeción de los reinos de Indochina vasallos del Imperio del Medio antes de que en el siglo XIX las potencias occidentales le arrebataran esa hegemonía. Al contrario, China fue víctima del imperialismo ruso, que le quitó más de 600 mil kilómetros cuadrados entre 1858 y 1860 y que nunca fueron restituidos por los “hermanos” soviéticos. Fue mucho más que lo logrado por Inglaterra en Hong Kong en 1842 y sus nuevos territorios en 1860, algo más de mil 100 kilómetros cuadrados cedidos como trofeos de las guerras del Opio. Ni lo que hizo Japón en China en la Segunda Guerra Mundial, una cruenta ocupación que terminó por su retirada con su derrota en 1945.

Panamá no está tampoco en el Tíbet y no corre el riesgo de una invasión y ocupación armada china como la de las tropas comunistas de 1951. Ni la llegada de 30 millones de emigrantes chinos a toda la región asiática en el siglo XX, que otorgó una nueva vitalidad a varios países. Un grupo importante formó la población de Singapur, con más de 70% de origen chino, país muy atrasado transformado en medio siglo, bajo la égida de Lee Kuan Yew, en un modelo de desarrollo y prosperidad tal como lo reconoció el mismo Xi Jinping. Es un ejemplo que nos convendría seguir.

Tampoco veremos la invasión de millones de chinos en busca de tierras panameñas o para crear abarroterías. La imagen del chino en Panamá es la del inmigrante laborioso y disciplinado que se labró un próspero porvenir gracias a su inteligencia, paciencia, trabajo y dedicación a pesar del racismo antiasiático, sujeto declarado de raza indeseable en la Constitución de 1941 del presidente Arnulfo Arias Madrid. Esas virtudes del chino, además de la discreción, las traen igualmente los millares de ejecutivos y técnicos, gente educada en un sistema de verdadera calidad, que esperamos se instalen rápidamente en Panamá. Porque de eso se trata. De favorecer el establecimiento de empresas de un Estado pujante que puedan servir no solo a nuestro país sino también a gran parte de la región de Latinoamérica y el Caribe. Esa función de Panamá ha hecho que tengamos un sector de punta, más dinámico, de avanzada, que empuja a los demás: los servicios para un mercado internacional que necesitan revitalizarse.

La esperanza está igualmente en la iniciativa de la Franja y la Ruta, versión actualizada de la ruta de la seda, que nos conviene perfectamente. Ser un eslabón de ella parece natural. Pero no un eslabón cualquiera. Debe ser parte esencial de la articulación regional y de la cuenca del Pacífico en su vertiente americana y hasta más allá gracias al Canal de Panamá que sirve a todos los continentes. Se añade el eslabón de comunicación por tierra. Posiblemente por un ferrocarril hasta la frontera con Costa Rica y más adelante con Centroamérica y por qué no otro hasta Colombia, que entronque con Medellín –mercado más prometedor– y Sudamérica y una a todo el continente, siempre y cuando no sean proyectos financieramente inviables. Entonces podríamos aprovechar al ciento por ciento nuestra posición geográfica que hasta ahora solo utilizamos parcialmente en comunicaciones por mar.

La presencia de la República Popular China en Panamá nos otorga una palanca mayor en la geopolítica cambiante del planeta. Más que enfrentar la presencia de la potencia estadounidense nuestro socio histórico e inevitable, debería ayudarnos a equilibrar ese peso abrumador y otorgarnos mayor seguridad internacional. Ojalá dicho poderoso Estado asiático se adhiera pronto al protocolo del Tratado de Neutralidad del Canal de Panamá. Sería un mensaje muy fuerte de que está dispuesto a respetar la integridad de la vía interoceánica al unirse a las más de 40 potencias que ya lo hicieron.

La República Popular China y Panamá tienen poblaciones, una historia, idiosincrasias y sistemas políticos muy diferentes. En el África y el océano Índico la potencia se ha creado una inmensa esfera de influencia que no todos aplauden. Sin embargo, debemos aprender de China aquello que nos convenga y eludir lo demás. Debemos inspirarnos del horror que causa en China la corrupción pública y combatirla con extremado rigor como lo hacen sus autoridades. Es parte de su éxito económico y social como lo es la dedicación de una parte sustancial de sus recursos, aumentados por su economía ultracapitalista, a brindar una educación de la más alta calidad a su población. Son armas que han servido para crear en casi 40 años una potencia mundial a partir de un país dejado en ruinas por las políticas maoístas que parecieran seducir todavía hoy a algunos países latinoamericanos.

El autor es geógrafo, historiador y diplomático

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

SE REUNIRÁ CON IVÁN DUQUE Presidente Juan Carlos Varela realizará viaje a Colombia

Iván Duque y Juan Carlos Varela. Iván Duque y Juan Carlos Varela.
Iván Duque y Juan Carlos Varela. Cortesía Presidencia de la República

El presidente Juan Carlos Varela viajará a Colombia para reunirse con su homólogo Iván Duque y su equipo para abordar temas de ...

crisis Oposición de Nicaragua paraliza diálogo con el gobierno tras represión

La liberación de los manifestantes detenidos constituye el principal escollo de la negociación con la que las partes buscaban poner fin a la crisis. La liberación de los manifestantes detenidos constituye el principal escollo de la negociación con la que las partes buscaban poner fin a la crisis.
La liberación de los manifestantes detenidos constituye el principal escollo de la negociación con la que las partes buscaban poner fin a la crisis. AFP

La oposición de Nicaragua suspendió este lunes su participación en el diálogo con el gobierno en respuesta a "la violencia y ...

INFORME FINAL Ricardo Martinelli puede enfrentar juicio oral, dice Medicina Legal

Ricardo Martinelli. Ricardo Martinelli.
Ricardo Martinelli.

El expresidente Ricardo Martinelli, detenido en la cárcel El Renacer, puede enfrentar la audiencia de juicio oral por el caso ...