Abre una iglesia descomunal

Las principales autoridades religiosas y políticas de Polonia inauguraron el inmenso Templo de la Providencia Divina, la iglesia más grande de Varsovia, que la capital esperaba desde hace 225 años.

Una misa solemne en presencia del presidente Andrzej Duda y de la primera ministra Beata Szydlo fue la primera de una serie de ceremonias patrióticas por el 98º aniversario de independencia.

Polonia, un país muy católico, quiso agradecer a Dios por su Constitución del 3 de mayo de 1791, un texto reformista. El Parlamento votó la construcción de una basílica, cuya primera piedra se colocó en 1792.

Edición Impresa