Panamá la Vieja

...Hasta las faldas del cerro Ancón

Temas:

La conquista española del nuevo mundo no se limitó al idioma, religión, costumbres o instituciones. También avasalló a la madre patria con su cultura material, y Panamá la Vieja es un rico exponente de esta otra dimensión que caracterizó a la conquista de la América Hispana, a través de la invasión de los objetos del viejo mundo.

Panamá la Vieja tampoco era el vacío percibido del silencio de sus ruinas que ahora finalmente reviven entre el olvido y la desidia de años, superados por esa insuperable misión restauradora del Patronato Panamá Viejo y sus fervientes servidores. Porque era una ciudad vibrante con esa rica e interesante cultura material, de casas con muebles costosos, donde las perlas de gran tamaño y las joyas exquisitas resaltaban en las mujeres que formaban parte de una élite acostumbrada a lujos y refinamientos, y que además, se daban el tupé de holgazanear en los estrados a la europea peninsular, vistiendo las telas más lujosas; mientras sus esposos viajaban constantemente al extranjero y sus hijos eran educados en las más prestigiosas universidades americanas o españolas.

Panamá la Vieja contaba con todos los elementos para ser considerada como capital primada del reino. Había todo un complejo aparato de servicios, desde los especialistas o trabajadores manuales como carpinteros, sastres, herreros, zapateros y cereros, así como profesionales de la medicina y abogados, al igual que eclesiásticos seculares y sacerdotes predicadores, en adición a criados y esclavos.

Además, gozaba de actividad intelectual con la presencia de poetas, como también de redactores de importantes tratados de jurisprudencia y de diversas historias locales que actualmente son una fuente documental insustituible.

Había un rico movimiento comercial con la presencia de pulperías, tiendas de telas y mercancías caras; desde el punto de vista académico, existían varias escuelas para niños y a nivel secundario, así como un seminario. Sobresalía el concepto religioso con sus dos ermitas, su catedral, un convento–hospital, seis conventos de varones y uno de monjas.

Panamá la Vieja es fundada como un instrumento ideológico de la dominación española. Ese era el significado del término “ciudad” para nuestra madre patria, en una época en la que esta se veía retada por otros imperios. La idea era desarrollar esa herencia urbana que caracterizaba a la España occidental de la época. Y fue el 15 de agosto de 1519, día de la advocación de Nuestra Señora de la Asunción, primera patrona de la ciudad, teniendo como fuentes principales para establecer la fecha a Pascual de Andagoya y Fernández de Navarrete.

Pero su fundación no fue fácil. Conllevó móviles y conflictos fundacionales, como la sustitución de Santa María la Antigua en el Caribe, entonces Diócesis Episcopal y sede de la Capitanía General y de la Gobernación de Castilla de Oro, y el desistimiento de Acla como posible ciudad sustituta. Había que obligar una ruta transístmica, y qué mejor razón para ubicar la capital en el otro lado del tramo más angosto del continente, es decir, en el Pacífico, con una alineación cosmográfica casi exacta con Nombre de Dios, y cuya ubicación despejaría nuevos horizontes para la expansión imperial y la conquista del nuevo mundo. Pero todo cambio conlleva temores como la inseguridad de abastecerla, lo que se traduce en el miedo a pasar hambre, situación que fue resuelta en parte poco tiempo después con la fundación de Natá en 1522, como granero local para asegurar el abastecimiento de la capital.

Pero a partir de 1629, Panamá la Vieja resiente el declive irrefrenable del imperio español, provocado por los ataques holandeses e ingleses a su flota; la declinación en la producción de oro y plata en América y la suspensión de Portugal de la trata negrera, en adición a la decadencia de las Ferias de Portobelo; a la acumulación de infortunios económicos, como el naufragio del galeón San José en 1631 con todo el tesoro que venía del Perú, entre isla Galera y Punta Garachiné; el castigo de fenómenos naturales como el terremoto de 1621; los grandes incendios que abrasaron la ciudad, como el de 1644; el encarecimiento del costo de la vida y las epidemias.

La población, que nunca sobrepasó los siete mil habitantes, fue disminuyendo en número paulatinamente, y la propia élite entra en una fase de declive.

Toda esta aventura llega a su epílogo con la destrucción de Panamá la Vieja el 28 de enero de 1671. Desde la caída del Fuerte de San Lorenzo, el número de muertes causadas, el tipo de armas empleadas, la movilización de recursos utilizados, la identidad de aquellos defensores que combatieron con gallardía, como la de los que demostraron una cobardía inexcusable, hasta la pobre actuación del gobernador Juan Pérez de Guzmán como defensor de la ciudad al mando de un ejército carente de disciplina militar y mal armado, se desata el sufrimiento de la población provocado por el fuego, el saqueo, las violaciones, las torturas y los asesinatos fomentados por Henry Morgan.

Todo esto da paso a la mudanza de la urbe capitalina, el 23 de enero de 1673, siendo ubicada en las faldas del Cerro Ancón, y la que como el ave Fénix renacería entre las cenizas con todas sus virtudes, males, problemas y actitudes irredimibles que caracterizaron a Panamá la Vieja a lo largo de su siglo y medio de revueltas, ambiciones, conveniencias y arraigos.

El autor es abogado

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

DIPLOMACIA China le pide a Canadá que 'no se inmiscuya' en los asuntos de Hong Kong

La canciller canadiense mostró su preocupación por la situación en Hong Kong. La canciller canadiense mostró su preocupación por la situación en Hong Kong.
La canciller canadiense mostró su preocupación por la situación en Hong Kong. Tomado de Internet

El embajador de China en Canadá pidió el domingo al Gobierno de Ottawa que "cese inmediatamente de inmiscuirse" en los asuntos ...

Okjokull Islandia despide a su primer glaciar desaparecido por el recalentamiento global

La placa conmemorativa fue presentada en el lugar del antiguo Okjokull. La placa conmemorativa fue presentada en el lugar del antiguo Okjokull.
La placa conmemorativa fue presentada en el lugar del antiguo Okjokull. AFP/Jeremie Richard

Islandia inauguró este domingo una placa en homenaje de Okjokull, primer glaciar de la isla que perdió su rango devorado por ...

Videos Polémica en torno a las emisiones de carbono del viaje de Greta Thunberg

Polémica en torno a las emisiones de carbono del viaje de Greta Thunberg Polémica en torno a las emisiones de carbono del viaje de Greta Thunberg Vídeo
Polémica en torno a las emisiones de carbono del viaje de Greta Thunberg AFP

El equipo del velero que atraviesa el Atlántico para llevar a Greta Thunberg a Nueva York aseguró el domingo que las emisiones ...