JMJ

Los héroes anónimos de la JMJ

He asistido a varios actos de la JMJ por estar cerca del papa Francisco. Cuando vino el papa Juan Pablo II, trabajaba yo a mis 35 años en RPC TV y a última hora (el locutor más cotizado de Panamá, cobraba una alta suma por narrar la misa en Albrook Field). Entonces, el gerente Jaime de la Guardia , me dijo, “Alfredo, vas una semana con las monjas, para que te ilustren sobre todo lo que necesitas saber (ornamentos, historia, etc.) del papa, porque tú vas a ser quien haga la locución”.

Como valor agregado, senté a mi abuelita Corina, muy católica, en primera fila. Y así, viví la experiencia de toda la ceremonia, como locutor para TV, muy cerquita a su santidad Juan Pablo II. Ahora , felicito a Yenia Nentzen.

En esta espectacular visita, se ha podido vivir la sabiduría del papa Francisco y su verdadera opción por los pobres, los rechazados, los más frágiles de la sociedad así como los niños y ancianos.

Destaco a algunas personas, anónimas, que contribuyeron al éxito de la actividad; además de los grupos musicales, bailarines y familias: la estudiante de la Facultad de Arquitectura, ganadora del concurso estudiantil de la Universidad de Panamá: Ambar Calvo, diseñadora gráfica del logo de la JMJ, tan hermoso y completo. El joven empresario Ricardo Gago Salinero, quien, junto a Raúl Arango Chiari, trabajaron muy en serio la restauración de la Catedral Metropolitana, al igual que otras iglesias del Casco Antiguo, como San Felipe Neri, San Francisco de Asís. A la Dra. Graciela Chely de Boyd, quien compuso la bella canción a Santa María la Antigua. Al cuerpo de voluntarios/as que iba consiguiendo alojamiento para los peregrinos; los agentes de seguridad, quienes cerraban y abrían calles para los traslados del papa; al Cuerpo de Bomberos y ambulancias, atendiendo a las personas con calidad humana. Los jóvenes del centro de cumplimiento, que construyeron parte de los 200 confesionarios del Parque del Perdón (Omar).

Párrocos, directores de escuelas, para acogida de los visitantes; radio, prensa y televisión nos tuvieron impecablemente informados. Los comentarios en redes sociales, absurdos como la madre de un candidato a presidente, “triste, todas estas malditas cruces”, o la periodista de modas declarada atea. La crónica Los seis mitos sobre la JMJ en Panamá, del Dr. Rodrigo Noriega, se volvieron virales, demostrando que valió la pena esta jornada.

El autor es psicólogo, docente y escritor.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL