CONMEMORACIONES

La historia no es poesía ni un milagro

Noviembre es siempre un mes para los mitos y leyendas que alimentan las creencias de como nacimos y como surgimos a la vida nacional. En el caso particular de las efemérides que celebramos dedicados a la patria, el 10 de Noviembre de 1821, que la Villa de Los Santos celebre entusiastamente en forma unitaria, no un grito, sino un puño en alto de rebeldía contra toda la brutalidad del imperio español que vino a nuestra América, con espada y nos sometió a su idioma y religión.

De los conquistadores nada podemos decir en contra de nuestras creencias religiosas, y del rico idioma que con todo honor hablamos y escribimos.

Debemos recalcar que nuestros pueblos originarios han sido los más escarnecidos por aquel imperio y lo siguen siendo. Esta es otra historia para la cual no existe un día en noviembre que la recuerde, porque esa, la historia de la opresión de originarios y esclavos africanos, no se puede conmemorar.

En su garganta rebelde los originarios han marcado su oposición a los versos de nuestro himno nacional contra aquello que dice “Feraz de Colón”, versos que algún día serán suprimidos porque son ofensivos a la historia de todos los pueblos originarios de nuestra América.

En su momento nuestros originarios dijeron: ¿que descubrió Balboa? si nosotros nos bañábamos ya en nuestras playas.

La historia es una disciplina científica fundamentada en investigación, datos , registros, documentos y ocasionalmente en testimonios. Lo que conocemos en Panamá llega en muy pocas ocasiones a tener ese rigor.

En su momento el doctor Diógenes de la Rosa calificó a un supuesto historiador como un mero un recolector de papeles, cuando ofendió la memoria del gran guerrillero Victoriano Lorenzo injustamente fusilado en la Plaza de Francia en mayo de 1902.

Hay una tarea que debemos cumplir, todos los interesados en conocer nuestra historia. Hay que salvarla de tanta patraña y falsedad que rodean a las efemérides de noviembre. Se aproxima el 28 de este mes, y seguiremos repitiendo con total desconocimiento, la independencia de la fecha sin entender de que se trata.

El autor es abogado y periodista 

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL