hoyporhoy

Más de mil 400 panameños, la mayoría entre los 15 y 24 años de edad, se infectan anualmente con el VIH. No solo hay una generación que ya le perdió el miedo al sida y realiza prácticas irresponsables con su salud sexual, sino que además, las autoridades de salud y la sociedad civil carecen de los recursos necesarios para cumplir con el objetivo de prevenir esta enfermedad. Aunque el costo de las terapias se abarata, sigue siendo una situación dura y traumática para cada panameño que se contagia. La gran meta mundial de disminuir en 75% las nuevas infecciones para el año 2020 es poco realista, dado el contexto actual. Nuestro país está arrastrado por los prejuicios y la doble moral, que ponen fuera del alcance de la población las herramientas preventivas de la educación sexual. Ese es el eslabón que falta para salvarle la vida a miles de jóvenes. El “analfabetismo sexual” nos está matando.

Edición Impresa