Patrimonio cultural

La indiferencia es como el fuego

Temas:

En 2003, las bombas destruyeron el patrimonio cultural de Irak. Las únicas muestras de la civilización sumeria y las tablillas de arcilla que contenían los primeros registros de escritura de la humanidad, centenarios manuscritos ancestrales de obras como los ejemplares únicos de Las mil y una noche y textos de filósofos como Averroes, Avicena y Alfarabi, desaparecieron. Eso dolió.

En 2018, se incendió el Museo Nacional de Brasil. El más completo acervo de idiomas indígenas del continente latinoamericano y dos bibliotecas con miles de ejemplares de libros centenarios se volvieron cenizas. Eso dolió.

Este lunes ardió la Catedral de Notre Dame de Francia. Una catedral gótica de 800 años patrimonio de la humanidad, con una acústica que dejaba oír un órgano de sonido mítico. Conservaba una parte de la cruz, un clavo y la corona de Cristo; además, una escultura de Juana de Arco, una Piedad, vitrales mágicos, gárgolas, y también una imagen de Nuestra Señora de París, que esperamos se hayan salvado. Eso dolió.

Pero también nos duele que en el parque Omar, el mismo día en que ardió Notre Dame, Día Mundial del Arte, se haya destruido un mural y esculturas que trabajaron 27 artistas nacionales y extranjeros en los años de postinvasión. La indiferencia es como el fuego: solo deja cenizas y escombros.

¿Qué pasa cuando se destruye, ya sea por accidente o intencionalmente una obra de arte? Se rompe una relación del hombre con su memoria y su identidad.

Duele cuando se destruye la historia que manos artísticas han construido. La historia de una nación es incomprendida sin su arte. Todas las relaciones están cruzadas por el arte; las religiones, las instituciones, los Estados, las comunidades, las civilizaciones y sus culturas se tejen y tienen sentido desde la cultura.

Todo está atravesado por la cultura. Sin el arte y la cultura el hombre viviría en el desorden. Y aunque el mundo nos parezca ya un caos, viene el arte para darle sentido a la vida; su geometría y estética le dan esperanza al mundo. Ojalá se comprenda esto.

El autor es escritor

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

CASO ODEBRECHT Perú: Keiko Fujimori vuelve a prisión tras superar problemas coronarios

Keiko Fujimori fue trasladada en ambulancia de la clínica Centenario Peruano Japonesa al penal de mujeres en Chorrillos.  Keiko Fujimori fue trasladada en ambulancia de la clínica Centenario Peruano Japonesa al penal de mujeres en Chorrillos.
Keiko Fujimori fue trasladada en ambulancia de la clínica Centenario Peruano Japonesa al penal de mujeres en Chorrillos. Tomada de peru21.pe

La líder opositora peruana Keiko Fujimori, encarcelada desde hace 10 meses por el escándalo de corrupción de la brasileña ...

Entretenimiento La pollera, símbolo feminista indígena y discriminatorio en Bolivia

'¡Qué asco me da que estés aquí!', le han espetado, más de una vez, a Glenda Yáñez ante su atuendo de pollera, manta y sombrero. '¡Qué asco me da que estés aquí!', le han espetado, más de una vez, a Glenda Yáñez ante su atuendo de pollera, manta y sombrero.
'¡Qué asco me da que estés aquí!', le han espetado, más de una vez, a Glenda Yáñez ante su atuendo de pollera, manta y sombrero. AFP/Pablo Cozzaglio

Cuando la diseñadora de moda indígena Glenda Yáñez va al colegio de sus hijos, donde estudia la élite boliviana en La Paz, no ...

Opinión Sábado picante

Hay gente que no le importa cómo salta a la fama. La cosa es ser famoso. A otros, cómo entrar a la historia. Henry Morgan, por ...