Igualdad

La larga lucha por los derechos humanos

Temas:

Cuando hoy día se ejercen ciertos derechos humanos no se es consciente, ni quienes los ejercen se preguntan, cuánto tiempo costó, cuántas luchas se llevaron a cabo para que dichos derechos fueran reconocidos y plasmados en un documento, en una ley, en una Constitución o en un tratado. Se ejercen como si fuera algo natural, como si siempre hubieran existido. Sin embargo, una historia de los derechos humanos da cuenta de lo mucho que hubo que luchar, de las injusticias que hubo que afrontar, de las persecuciones, de los ultrajes y, si se quiere, de la sangre que hubo que derramar para que estos fueran lo que hoy son.

Si hiciéramos un recuento regresivo, a objeto de comprender lo que hoy significan los derechos humanos, nos encontraríamos con lo siguiente: imaginemos que toda la humanidad cupiera en una plaza y que comenzáramos una cuenta regresiva de los derechos que hoy le son reconocidos. Uno de los primeros grupos de seres humanos que tuviéramos que restar serían las mujeres. Esto es así, ya que hasta hace poco, en la historia de los derechos humanos, a estas no se le reconocían, por ejemplo, sus derechos ciudadanos. Estos estaban reservados para los hombres. En dicha plaza, por tanto, solo quedarían los hombres. Sin embargo, de entre estos, habría que restar a los negros. Sí, hasta hace poco, muy poco, había países en los que a los hombres, y desde luego, a las mujeres negras, se les negaban sus derechos como personas, como ciudadanos, se les discriminaba e, incluso, se les llegó a esclavizar.

Pero la cuenta regresiva no termina ahí. De entre los hombres que quedan, hay que restar los que no saben leer y escribir o los que no cuentan con una renta mínima. No olvidemos que estamos en una cuenta regresiva, y hace más de cien años pocas eran las personas que sabían leer y escribir y muchos más eran los que no contaban con una renta mínima. De ahí que, de los hombres que se encontraran en tal situación, no se les reconocían sus derechos ciudadanos y, por ende, en este recuento regresivo tendrían que salir también de esa plaza en la que estaban. Ya en la época en la que se hablaba de nobles y plebeyos, de existir derechos, estos fueron para los que tenían la condición de nobles, por lo que a los llamados plebeyos no los vamos a encontrar en dicha plaza. Estos plebeyos estarían en cualquier otro lugar menos en la plaza en la que solo estarían los que tenían derechos que aducir, en este caso los nobles.

A estas alturas de este recuento regresivo en materia de derechos humanos pueda que haya alguien que se pregunte si tal plaza ha podido existir en la historia de la humanidad. Pues bien, esa plaza existió y se le denominó Asamblea y se ubicó en la Grecia Antigua, concretamente en la ciudad-estado de Atenas. En esta existió una forma de gobierno en la que eran pocos, muy pocos, los que podían participar de las prácticas políticas en la toma de decisiones. Dicho de otra manera, existía un sistema de gobierno que se caracterizaba por la exclusión de la inmensa mayoría. Solo los hombres, y entre estos los que tenían la condición de ciudadanos atenienses, se les reconocía la condición de ciudadanos. Excluidas quedaban las mujeres y los esclavos.

Como puede observarse, en este recuento regresivo no he aludido a nuestros pueblos originarios. Ello, no porque se les hayan reconocido derechos. sino por todo lo contrario, a estos no se les reconocía condición alguna, ni siquiera de personas. Por eso se les persiguió, se les combatió, se les esclavizó y se les exterminó. Lo que significa que nunca estuvieron en esa plaza sino hasta hace poco, muy poco, en esta larga lucha por los derechos humanos.

Desde luego, distintas fueron las ideas y doctrinas que se esgrimieron para sustentar los tratos vejatorios, de ultraje, de exclusión, discriminación y sometimiento de que fueron objeto, las personas y grupos, a los que no se les reconocía ningún tipo de derechos. Nunca faltaron los que sustentaran la superioridad de una raza sobre otra, los que consideraban a la mujer, por ejemplo, como un ser inacabado o, como afirmaba cierto filósofo, que “estaba en la naturaleza de las cosas que la mujer fuera gobernada por el hombre”. Algunas de dichas doctrinas fueron sustentadas esgrimiendo tesis de un supuesto derecho natural o de origen divino.

Luego de este recuento regresivo, lo que queda claro es que el reconocimiento de los derechos humanos no siempre fue para todos, que no siempre hubo un trato igualitario y de respeto a la persona humana por el solo hecho de serlo. De donde se sigue, y es la idea que hay que resaltar, que los derechos humanos no pueden ser entendidos como si estos fueran para unos pocos o para unos cuantos ni para unos muchos sino para todos los que conforman una sociedad, un país o un Estado.

La otra idea que tenemos que tener clara es que la lucha por el reconocimiento de los derechos humanos no ha sido ni nunca será fácil. Que esta lucha ha implicado asumir riesgos, enfrentar injusticias, persecuciones, incomprensiones y ultrajes a la dignidad de quienes luchan por ellos. Y que así como hay quienes se han opuesto al reconocimiento de derechos a otras personas, han existido y seguirán existiendo quienes lucharán por estos. Uno de esos grandes luchadores lo fue el reverendo Martin Luther King, quien nunca dudó que en la consecución por el respeto de la dignidad humana, “llega el momento en que uno debe tomar una posición que no es segura, no es política ni popular”, pero que hay que asumirla “porque es lo correcto”.

Falta mucho por recorrer para contar con una sociedad más igualitaria, son muchos los obstáculos que habrá que enfrentar, pero a pesar de todo ello y por largo que sea el camino, vale la pena porque es lo correcto.

El autor es procurador general de la Administración

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

ganó el Belmont Stakes de 1964 Fallece el legendario jockey panameño Manuel Manny Ycaza

En la foto tomada en noviembre de 1963 está Manny Icaza (C) junto a su esposa Linda Bement, quien fue Miss Universo 1960, en el bautizo de uno de sus hijos. La pareja se divorció en 1969.
AP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

El Postre ¿Por qué es rojo el plantintá?

El Postre episodio 18 El Postre episodio 18
El Postre episodio 18

Con un wappin y una sonrisa de oreja a oreja, lo recibe a uno Stanley Record en su local en Río Abajo: Donde Stan Caribbean ...

Videos La fallida pacificación de las favelas de Río llegará al cine

La fallida pacificación de las favelas de Río llegará al cine La fallida pacificación de las favelas de Río llegará al cine Vídeo
La fallida pacificación de las favelas de Río llegará al cine AFP

Creada por el guionista de "Tropa de Élite", Rodrigo Pimentel, una película cuenta el fracaso de las Unidades de Policía ...

separados en la frontera Estados Unidos reúne a 364 niños migrantes con sus familias

La Conferencia Episcopal de Estados Unidos y el Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados están tomando la iniciativa de ayudar a familias que han sido puestas en libertad en el país. La Conferencia Episcopal de Estados Unidos y el Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados están tomando la iniciativa de ayudar a familias que han sido puestas en libertad en el país.
La Conferencia Episcopal de Estados Unidos y el Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados están tomando la iniciativa de ayudar a familias que han sido puestas en libertad en el país. AFP/Pedro Pardo

El gobierno del presidente Donald Trump informó el jueves que ha reunido a 364 niños de 5 años o más con sus familias luego de ...