VALORES CíVICOS

Un mensaje a la democracia

Un mensaje a la democracia
Un mensaje a la democracia

En el Día de la Democracia, es oportuna la reflexión de un factor indispensable para el fortalecimiento de todo sistema democrático, que va más allá de tener procesos electorales participativos y transparentes, sino que recae en la propia gestión gubernamental: la cohesión nacional y la participación ciudadana, con instituciones lo suficientemente fortalecidas para traducir esa cohesión y participación en desarrollo para el país.

En su mensaje alusivo a este Día Mundial, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, explicó como la democracia es al patrimonio de la gente y que sus valores no pueden ser solo retóricos, sino que deben ser claramente percibidos por los ciudadanos como algo que se concreta en sus vidas. Esta concreción tiene mucho que ver con los resultados que ven las instituciones entregando en su vida diaria.

Solo hace falta dar una mirada en nuestra región, una de las más desiguales del mundo, donde el incremento del ciclo de pobreza ha ido deteriorando la credibilidad de los ciudadanos en los gobiernos, que sienten cada vez más alejados de su realidad. Consideremos la percepción actual de América Latina en cuanto a sus sistemas democráticos: el Latinbarómetro reveló que pese que más del 70% considera que la democracia es el mejor sistema de gobierno, cerca de la mitad piensa que tiene “grandes problemas”; poco más del 20% se siente satisfecho con cómo funciona la democracia en el país. El índice de desarrollo democrático, por su parte, demuestra que el apoyo a la democracia como mejor sistema político ha ido disminuyendo entre el 2012 y 2016.

El Informe de Desarrollo Humano de Panamá, que realiza el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de manera periódica, identificó el fortalecimiento institucional como la debilidad más importante del Estado panameño, planteando una urgente necesidad de renovar las instituciones públicas y orientarlas hacia políticas públicas que generen un crecimiento más equitativo y tomen en cuenta la territorialidad y condiciones de distintos grupos humanos para la aplicación de las políticas públicas.

Un sector público basado en los principios de integridad, transparencia y rendición de cuentas cuenta con instituciones legítimas y esa confianza de los ciudadanos hacia las instituciones fortalece los valores democráticos de la sociedad, incrementa la participación política y ciudadana y genera la voluntad de cumplir las leyes, pagar impuestos e incluso facilita la implementación de reformas gubernamentales y políticas públicas.

El fortalecimiento de la gobernanza en los países es un mandato claro y directo del PNUD, y desde nuestra experiencia global ratificamos nuestro apoyo al país, la región y el mundo para trabajar en el fortalecimiento de la democracia y las instituciones nacionales, así como apoyar en la respuesta a los problemas de inequidad, ante un panorama de desarrollo cambiante y donde urge incorporar el medio ambiente en las soluciones para el bienestar social y el crecimiento económico.

La autora es Representante Residente del Programa de  Naciones Unidas para el Desarrollo, en Panamá (PNUD-Panamá)

Edición Impresa