EDUCACIÓN

El país de los sin miedo

Temas:

En un mundo de contradicciones aparentemente irresolubles, de esperanzas atadas al formalismo y de sueños mutilados por el conformismo, es imperdonable ocupar el lugar del espectador.

Nosotros, los ciudadanos del país de los sin miedo, lo tenemos claro. No basta describir lo que está mal, hay que iniciar el constructo de las soluciones sociales en las que nos responsabilizamos del futuro, desde el presente.

A menudo escuchamos a los más fervientes críticos sociales afirmar que las cosas andan peor que antes, que la gente de hoy es peor que la de antes, que el mundo de hoy es peor que el de antes. Es una tentación seductora y casi inevitable caer en la nostálgica añoranza de que todo tiempo pasado fue mejor. Los factores disruptivos que nos sacan de nuestra zona de confort tienden a que el presente desagrade, y el futuro, por incierto, inquiete.

Es humano que el presente desconcierte e, incluso, incomode. Es humano que un horizonte futuro e incierto inquiete y llegue a infundir miedos atávicos. No es cuestión de tiempos, más bien se trata de batallas que nos asignan los tiempos: en la segunda mitad del siglo XVIII fue la Revolución Industrial; ahora, es el turno de la Revolución Educativa, que debe considerar un mundo que se reinventa a velocidades y ritmos inéditos.

Una vez más, esta revolución debe nacer del ideal de un mundo diferente y mejor. Llega en el momento oportuno pues hay quienes se salen de la fila de los espectadores y se hacen parte del escenario de los protagonistas.

Permanecer impasibles frente al elevado índice de deficiencias formativas y de deserción escolar no es una opción, es negligencia. Seguir impávidos ante los dramáticos resultados de nuestro país en pruebas nacionales e internacionales que evidencian la necesidad de una profunda transformación de nuestro sistema educativo, sería injustificable.

Tampoco es una opción prolongar la agonía de programas de gobierno que no llegan a ver la luz, en un ya comprobado sistema fallido que condena el error y cercena los ya de por sí flagelados deseos de aprender. Mucho menos lo es seguir horadando en el terreno de la mutua desconfianza entre la administración y educadores inermes de las armas que aniquilan la mediocridad y la inequidad educativa, en un sistema que no se adapta a la diversidad, sino que promueve, por omisión, la conformidad, al declararse incapaz de individualizar la enseñanza.

Acá en el país de los sin miedo se desayunan ilusiones, se meriendan ambiciones, se almuerzan proezas y se cenan victorias, a veces con emociones encontradas que nos hacen confundir los éxitos con aparentes derrotas.

Nuestros sueños son tan grandes como nuestras ilusiones, y nuestros delirios, continentales, de ganarle la partida a la indiferencia.

No se sueña con cambiar el mundo, porque esa ya es una idea veterana. Se apuesta por el poder de la educación como gran catalizador económico, social, político y cultural.

Aquí no está permitido hablar de posibles o imposibles; se habla de una fuerza que nos une (querer es poder).

No creemos en presidentes, vivimos en una especie de idílica anarquía en la que el liderazgo colectivo sustituye la estructura jerárquica.

No tenemos circunscripción territorial: esos pormenores no nos limitan. Nos reímos de las fronteras. Creemos que nuestro ejemplo será la epidemia contagiosa que hará que otros hagan propios nuestros sueños e ilusiones de educación de calidad para todos. Somos de todas las clases sociales, racialmente diferentes, pero somos uno, en el sueño que es nuestro, de todos y de cada uno. Así somos nosotros, los ciudadanos del país de los sin miedo. Y cada día somos más…

El autor es miembro de Jóvenes Unidos por la Educación

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

GASTO CORRIENTE DEL ESTADO El MEF busca nueva sede, negocia con Soho Mall

Las oficinas principales de la Dirección General de Ingresos se mudarán al centro comercial Paseo Albrook.
Roberto Cisneros - LP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

de la era romana Turquía exhibe 12 mosaicos devueltos por una universidad de Ohio

Los mosaicos se exhiben en el Museo Zeugma de Gaziantep. Los mosaicos se exhiben en el Museo Zeugma de Gaziantep.
Los mosaicos se exhiben en el Museo Zeugma de Gaziantep. AP/Emrah Gurel

Turquía puso en exhibición unos mosaicos de la era romana que estaban en una universidad estadounidense y fueron devueltos al ...

Sus miembros tiene de 4 a 22 años Sinfónica juvenil boliviana, un templo para labrarse un futuro

Sinfónica juvenil boliviana, un templo para labrarse un futuro Sinfónica juvenil boliviana, un templo para labrarse un futuro Vídeo
Sinfónica juvenil boliviana, un templo para labrarse un futuro AFP

Cuando Mariel Chura se enroló a los 14 años en una orquesta juvenil, en la mayor región cocalera de Bolivia, ni siquiera sabía ...

ESTUDIO El cerebro de los niños cambia por excesivo tiempo ante pantallas

Se hallaron diferencias significativas en el cerebro de los niños que usan teléfonos inteligentes, tabletas y videojuegos más de siete horas por día. Se hallaron diferencias significativas en el cerebro de los niños que usan teléfonos inteligentes, tabletas y videojuegos más de siete horas por día.
Se hallaron diferencias significativas en el cerebro de los niños que usan teléfonos inteligentes, tabletas y videojuegos más de siete horas por día. Tomada de Internet

El cerebro de niños que pasan demasiado tiempo ante pantallas de aparatos inteligentes o videojuegos parece modificarse, según ...