GESTIóN PúBLICA

Las reformas a la Caja de Seguro Social

Las reformas a la Caja de Seguro Social (CSS) en Panamá son impostergables, como prioridad lo relacionado con las prestaciones económicas. No menos importante son la prestación de los servicios de salud brindados por el Ministerio de Salud (Minsa) y la Caja de Seguro Social (CSS), que en la actualidad operan cada vez más descoordinados e ineficientes, lo cual ha favorecido a la corrupción e intereses de los que han asaltado por décadas estas instituciones, esenciales para el bienestar social.

El libro blanco, que ha sido un esfuerzo enorme de los profesionales de la salud, debería ser una guía para la implementación de una mejor atención.

Sin embargo, hay que elevarse por encima de los miedos y la frustración de los malos resultados y atreverse a implementar otras acciones que permitan la tan ansiada eficiencia y transparencia en la prestación de los servicios integrados de salud y las prestaciones económicas de la CSS.

Creo que un paso adelante en esta vía sería las reformas a la CSS, que se establezcan dos subdirecciones para las prestaciones económicas y de salud por separado, con plena autonomía y bajo la asesoría de dos comisiones técnicas, respectivamente.

Estas coordinaciones técnicas deberían ser integradas por funcionarios por concurso y mérito.

Sus evaluaciones técnicas deberán ser indispensables para la aprobación de las acciones de los subdirectores.

Una junta directiva para ambas subdirecciones que supervisaría el cumplimiento de las normas y reglamentos.

Esto permitiría romper la inercia de años de malas decisiones y avanzar a un nivel superior de gestión, que sería la integración de los servicios de salud, CSS y el Minsa.

A su vez, permitiría contar con profesionales de mayor capacidad y autonomía en la CSS para una mejor gestión de los servicios económicos y de salud, no lo que hemos visto hasta ahora, que los intereses de grupos gremiales y económicos están destrozando las instituciones de salud.

La exigencia al nuevo gobierno de entregar la evaluación financiera del Programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), la discusión por la sociedad de las opciones, una vez se hayan evaluado las diversas corridas financieras por los técnicos de la nueva coordinación económica asesora, escogidos por concurso.

Estas opciones, a su vez, deben contemplar la participación del Estado en aportes a las prestaciones económicas sin comprometer sus obligaciones con el resto de la ciudadanía, con relación a: salud, educación, seguridad e infraestructuras públicas esenciales para el desarrollo.

El autor es médico

Edición Impresa