LIBERTAD DE EXPRESIóN

Nuestra responsabilidad ante la impunidad

El asesinato de periodistas es el fenómeno de mayor crueldad que afecta a la libertad de prensa globalmente, especialmente en América Latina, donde han sido asesinados 13 reporteros este año. La impunidad de esos crímenes - y de los más de 400 que han ocurrido en las últimas dos décadas – representan la mayor perversidad cometida contra la prensa y, por extensión, contra la democracia.

En este día especial instituido por la Unesco en 2013, nos sumamos a otras organizaciones para crear conciencia sobre la injusticia de estos crímenes que atacan directamente el derecho del público a recibir información, uno de los cimientos de nuestras sociedades.

La Declaración de Chapultepec consigna que “la violencia de cualquier tipo y la impunidad de los agresores, coartan severamente la libertad de expresión y de prensa” y, en defensa de este principio universal, asumimos la responsabilidad que ello nos demanda como organización.

Hace más de 20 años que trabajamos en contra del flagelo de la violencia y la impunidad y, gracias al Sistema Interamericano de Derechos Humanos, a través de la Corte y la Comisión, estamos dando pasos importantes. Entre esos pasos, está el hecho de que los familiares de periodistas asesinados puedan ser reparados moral y económicamente como en los casos colombianos de Nelson Carvajal, Gerardo Bedoya y Guillermo Cano; mexicanos de Alfredo Jiménez Mota y Víctor Manuel Oropeza; guatemaltecos de Irma Flaquer, Jorge Carpio o en los casos brasileños de Manuel Leo de Oliveira y de Aristeu Guida da Silva.

Uno de los logros más importantes a través de estos y en más de dos docenas de otros casos que hemos presentado ante la CIDH, es que los gobiernos se ven impelidos a seguir buscando a los perpetradores con el objetivo de administrar justicia y a procurar reformas de políticas públicas que permiten la creación de mecanismos de protección para prevenir otros crímenes.

Nuestro trabajo no sería posible sin el acompañamiento de nuestros socios, autoridades y ejecutivos, así como también de otras organizaciones que son claves en esta lucha, tales como: la organización estadounidense Robert F. Kennedy Human Rights, la Fundación para la Libertad de Prensa de Colombia, y una nueva organización mexicana de medios de comunicación que se está formando con el liderazgo del presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Roberto Rock, el presidente de la Subcomisión de Impunidad, Juan Francisco Ealy Lanz-Duret, la presidente de la Comisión de Internet, Martha Ramos, con el acompañamiento de los principales diarios y medios de comunicación de México.

Quiero enfatizar que nuestra lucha contra la impunidad no es pasajera, sino una prioridad. En este día estamos decididos a renovar nuestros esfuerzos a favor de esta lucha por la libertad de prensa y en contra de la violencia contra periodistas. Porque sin estos esfuerzos, no puede haber verdadera libertad de prensa y expresión ni democracia.

El autor es presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa. Director General de The Gleaner, Kingston, Jamaica.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL