HUMANIZACIÓN

Por la seguridad de nuestros pacientes

Temas:

Recientemente fue prohijado en la Asamblea de diputados el proyecto de “ley de mal praxis médica”, la que se espera establezca la humanización de los servicios de salud, la prevención y la sanción de la mala praxis en salud. Sobre este tema se ha escrito mucho, pero no lo suficiente y tenemos el pendiente de llevar a cabo un debate nacional altamente participativo para crear entre todos un marco legal que permita a las personas reclamar sus derechos, a la vez que evite las denuncias sin fundamento.

En esa dirección lo primero que debemos admitir como sociedad es que en nuestro sistema de salud no son extraños los efectos indeseables derivados de la prestación de atención de salud, siendo en muchos casos, causa de enfermedad, traumatismos o muerte.

También es sabido que además del dolor humano que provocan esos efectos adversos se suman sus repercusiones económicas. Diversos estudios han demostrado que las hospitalizaciones adicionales, las demandas judiciales, las infecciones intrahospitalarias, la pérdida de ingresos, las discapacidades y los gastos médicos representan elevadísimos costos anuales en algunos países.

Es evidente que no hemos hecho lo suficiente para prestar la mayor atención posible al problema, estableciendo y consolidando sistemas de base científica, necesarios para mejorar la seguridad del paciente y la calidad de la atención de la salud, en particular la vigilancia de los medicamentos, el equipo médico y la tecnología. El problema sigue presente. Aunque debo destacar que en el país no existe información científica actualizada que cuantifique de manera clara y objetiva el fenómeno que nos preocupa. Habría que comenzar pues, por medir su magnitud.

En la raíz del problema, junto con la pérdida de valores sin precedentes que atraviesa nuestra sociedad, está el modelo educativo biomédico de nuestras Escuelas de medicina.

De acuerdo con el Dr. Pedro Vargas, “el entrenamiento está enfocado en la tecnología y provoca un distanciamiento del paciente”. Y agrega que las escuelas de medicina “deben revivir el contrato social del médico con su comunidad; deben enseñar a ‘mirar’ y ‘escuchar’ a cada enfermo como mira y escucha a cada hombre, respetando sus valores y su dignidad, su autonomía y sus creencias; y deben continuar este currículo a lo largo de los estudios de especialización e incluso, más tarde, en las sociedades médicas”.

A esta realidad sumemos la fuerte influencia de la cultura de “comercialización” vigente, la cual convierte al paciente en cliente, a los médicos en proveedores, y propicia la competitividad y las ganancias. Como han señalado los expertos: “Sin el desarrollo del humanismo, el profesionalismo médico se transforma en corporativo, numérico y deshumanizante”.

En la creación de ese nuevo marco legal debemos cuidarnos de “no generar derechos y obligaciones como anversos y reversos que privilegian la conflictividad para la atención de controversias entre profesionales y usuarios de servicios, en lugar de buscar un punto de encuentro entre visiones compartidas como medio más efectivo para que el sistema cumpla su objetivo” (M. Bolis, OPS).

Al margen del aspecto legal, es evidente la necesidad de garantizar que el sistema cumpla su objetivo de disminuir las brechas en el acceso, brindando una atención humanizada y de calidad. El Ministerio de Salud necesita fortalecerse para el cumplimiento efectivo de su función rectora, en especial la capacidad para supervisar efectivamente el desempeño del sistema de servicios de salud, velando por la “garantía y mejoramiento de la calidad de servicios de salud individuales y colectivos”.

Por otro lado, debe superarse con urgencia la segmentación de nuestro sistema y la fragmentación de sus servicios de salud, que son, junto con la ineficiencia, desorganización y en no pocos casos, corrupción, las principales causas  del pobre rendimiento general de estos, ocasionando dificultades de acceso, servicios de pobre calidad técnica (deshumanizados), el uso irracional e ineficiente de los recursos y la baja satisfacción de los usuarios.

No menos importante es la limitada capacidad gerencial de muchos de nuestros directores de hospitales y jefes de servicios. Su apreciación de problemas es personal y subjetiva, lo que los hace no estar en control de la situación, generándose una sobrecarga en el trabajo para el médico tratante, sin la adecuada supervisión, sin normas y protocolos de atención, y muchas veces sin los suficientes instrumentos o insumos necesarios para una atención de calidad.

Al final, la ley por sí sola no solucionará el problema, hay que abordar los factores subyacentes señalados antes, comenzando por la recuperación de nuestros valores, pues en el contexto del “juega vivo” la aplicación de la ley puede limitarse a enriquecer a unos pocos sin garantizar la atención humanizada y de calidad que reclama la población.

El autor es médico.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Fueron hallados por el Senan Arap investiga la muerte de peces en el área del puerto El Agallito de Chitré

Este es el segundo reporte que se presenta sobre la aparición de peces muertos en la provincia de Herrera. Este es el segundo reporte que se presenta sobre la aparición de peces muertos en la provincia de Herrera.
Este es el segundo reporte que se presenta sobre la aparición de peces muertos en la provincia de Herrera. Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Los funcionarios de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) de la provincia de Herrera realizaron este domingo ...

Rusia 2018 Con 37 años, Baloy marca el primer gol mundialista de Panamá

Felipe Baloy ingresó en el segundo tiempo del partido. Felipe Baloy ingresó en el segundo tiempo del partido.
Felipe Baloy ingresó en el segundo tiempo del partido. AFP

Debutó en una Copa Mundial a los 37 años, listo para colgar los botines, y anotó el primer gol de su país en la cita máxima ...