TAL CUAL

SU DÍA. Finalmente es el Día de la Madre, aunque la mía partió a la eternidad hace 12 años, la extraño todos los días de mi vida. Para los que tienen la buena fortuna de tener a sus madres vivas, les recomiendo que las atiendan. Nada de regalarles planchas, licuadoras, tostadoras o barbacoas. Solo denles amor y un buen abrazo. A la madre de esta columna le gustaría un día en el spa para ella solita. Ojalá se le cumpla el deseo.

SUPERMADRES. Hoy también es una buena fecha para otorgarle un reconocimiento de gratitud y respeto a sor Lourdes por su extraordinario trabajo en el Hogar Malambo, a las madres de las Aldeas Infantiles SOS, a las madres de todos los hogares de acogida que reciben con los brazos abiertos a los niños más vulnerables del país, y a las hermanas, tías, madrinas, maestras y tantas otras mujeres que han sido y son las verdaderas madres que han amado y educado a muchas generaciones de panameños.

CHAUVINISMO. El peruano José Ugaz, presidente de Transparencia Internacional, respeta y quiere mucho a Panamá. Como un líder social de categoría mundial, entiende la profunda frustración que tenemos los panameños con nuestra justicia. Criticarlo porque cuestionó a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia es atacar al mensajero e ignorar el mensaje.

‘ESTULTICIA’. Los lectores de esta columna se confundieron con mi sugerencia de dedicarle un carril de los corredores al Metro Bus. La explico con más claridad: solo en las horas pico se utilizaría un carril de los que están en contravía para uso exclusivo del Metro Bus. Esto le devolvería de cuatro a seis horas diarias a los usuarios que viven más lejos del centro de la ciudad, y no afectaría a los autos particulares, que seguirían usando sus carriles regulares y eliminaría a los peligrosos piratas y diablos verdes.

Edición Impresa