TAL CUAL

SIN TAFIL. Cuidado al salir a la calle por estos días. En plena locura de Navidad hacen faltan medicamentos para la esquizofrenia, los nervios y la depresión.

CUERDA FLOJA. Quien debe necesitar fármacos es Estivenson Girón. Dos ministros que integran la junta directiva de la Caja de Seguro Social (Dulcidio De La Guardia y Miguel Mayo) se reunirán hoy, antes del inicio del Consejo de Gabinete, con el presidente Juan Carlos Varela para hablar de la atropellada administración de Girón. ¿Se equivocaron de vía?

EL 20. Al cumplirse hoy un aniversario más de la invasión de EU a Panamá en 1989, es buena la ocasión para recordar que en julio pasado el Ejecutivo instaló una comisión especial sobre el particular, le asignó un presupuesto y le dio un plazo de dos años para entregar un informe. Una de sus tareas: cuantificar y ponerle rostro a las víctimas, es de por sí un reto mayúsculo, una deuda de 27 años. Pero aún la comisión no tiene oficina y el dinero no se les desembolsa.

EL MAN. Por cierto, ¿alguien sabe si Manuel Antonio Noriega, uno de los protagonistas de este lúgubre capítulo de nuestra historia, sigue en el hospital?

DUCTOS DE TERROR. Empleados de la empresa encargada de la limpieza de los ductos de aires acondicionados en los quirófanos del Hospital de Especialidades Pediátricas de la CSS se llevaron tremenda sorpresa por toda la suciedad acumulada. Había hasta carbón. Un obrero, que lleva años dando este servicio, cuenta que nunca había visto nada semejante. Por allí pasaba el aire que respiraban nuestros niños...

JAMONES SEGUROS. Que miembros de la fuerza pública tengan que salir a regalar jamones y arroz, en las zonas rojas de la capital para mejorar las relaciones con la comunidad, habla muy mal de las políticas de seguridad del Gobierno.

EL SABLAZO. Un día después de recular con lo de los billetes de 100 bolívares y cuando media Venezuela todavía estaba prendida por los cuatro costados, Nicolás Maduro tomó este domingo en sus manos el sable de Simón Bolívar y lo blandió, cual juguete en manos de un niño, y profirió sus consabidas retahílas. Juega con el presente de millones de venezolanos, hipoteca su futuro y ultraja su pasado. Triste espectáculo.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL