TAL CUAL

PENA. Ya entendimos por qué el rostro visible de la justicia nuestra, José Ayú Prado, bajó la cabeza cuando el presidente Juan Carlos Varela pidió el pasado lunes en el pleno de la Asamblea Nacional acciones del sistema judicial. Con la sorpresa que dejó Rolando Quesada Vallespi antes de irse de vacaciones es difícil, incluso para él, dar la cara por ese órgano del Estado.

LABORIOSOS. Nuestros días festivos y fines de semana “largos” tienen su lado jocoso en el mundo de la inteligencia virtual. Si alguien desde Panamá le preguntaba ayer a Siri -asistente del sistema operativo de Apple Inc.- qué se celebraba este 4 de enero, su respuesta venía acompañada una pizca de sarcasmo: “Mañana no es día festivo aquí”. Así somos, pues. PD: el otro fin de semana también nos vamos de vaca con todo y que este viernes aumenta el combustible.

DESPERDICIOS. A propósito de trabajo, ¿dónde está Eladio Guardia, el administrador de la pomposa Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario? Los pataconcitos aparecen por doquier y con un presupuesto de $68 millones -pagado incluso por los que viven cerca de la frontera con Costa Rica- bastante se puede hacer por la capital.

PACTO JUNCÁ. Con lo ocurrido anoche en la Asamblea Nacional -el resurgimiento de la vieja alianza política entre el panameñismo y CD- en el nombramiento del magistrado del Tribunal Electoral, tenemos una idea de cuál será la tónica del gobierno en lo que queda de aquí al 2019.

ODIO Y UNIDAD. Los que destilaron rencor fueron figuras como Carlos Afú, Miguel Fanovich y Noriel Salerno. Hundieron a Yara Campo tratando de castigar a Erasmo Pinilla. Desde Miami mandaron la línea y acá, felices. Mientras tanto, el PRD celebraba por primera vez en mucho tiempo su unidad política en una decisión trascendente.

BRECHA. Conversación en un metrobús un lunes cualquiera entre una adolescente de padres que van a misa y una mujer de unos 40 años:

-Tía, ¿ves a esos muchachos que van allá? Son novios. Uno está en tercer año del Cantón y el otro en el quinto en el Rubiano.

-Hummm, ya... Dice la tía, como para no darle color al diálogo.

GENERACIONAL. Mientras tanto, el movimiento ultraconservador, que el año pasado echó por tierra el proyecto de educación integral y salud sexual, rechaza ruidosamente que Panamá respalde en la ONU la no discriminación por orientación sexual y se adjudica como “logro” que el Ministerio de Educación elimine la palabra “género” del decreto sobre la promoción de los derechos de las mujeres. Dos mundos.

CONTENCIOSO. Al menos, $30 millones están en juego por el arbitraje entre el consorcio Condette Panamá y el Estado por la suspensión de la construcción de la ciudad deportiva de Colón. Cuidado y terminamos pagando eso también.

CAVILACIONES. He aquí una frase para reflexionar: “La exclusión es más insoportable ahora más que nunca, porque la gente puede ver cómo viven los demás, puede ver la prosperidad en otras partes del mundo”. Lo dijo ayer el nuevo secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Edición Impresa