TAL CUAL

LOS EX. Ernesto Pérez Balladares, quien perdió hace poco la batalla por el control del Partido Revolucionario Democrático con Pedro Miguel González, ha quedado molesto por lo que considera otra derrota del colectivo en la elección del nuevo magistrado del Tribunal Electoral con los votos del Partido Panameñista y Cambio Democrático (CD). Sin embargo, quien está feliz porque los diputados de CD no quebraron la línea es Ricardo Martinelli, quien ahora puede jactarse de que puso en el Tribunal Electoral a Heriberto Araúz y a Alfredo Juncá.

JUNCAL. Aparte de su deber de “garantizar la libertad, honradez y eficacia del sufragio popular”, el flamante magistrado del partenón de Curundú tiene una tarea titánica: demostrar con sus acciones que no será un mandadero de ninguno de los diputados -ni de locos ni de ñames- que votaron por él. Bueno, podría empezar con permitir que el país conozca quiénes se beneficiaroncon las donaciones de Odebrecht.

OTRO FELIZ. Es verdad que como presidente de la Asamblea Nacional, al perredista Rubén De León le toca firmar documentos relacionados con la toma de posesión del magistrado Juncá, el hasta hace poco asesor legal del Legislativo. Pero por las sonrisas y la camaradería mostradas en las fotos que el mismo De León se encargó de tuitear, cualquiera podría dar por cierto lo dicho por Katleen Levy: que Juncá era su candidato desde el principio.

JUGADOR. A Erasmo Pinilla se le puede criticar por su corazoncito PRD, por el manejo administrativo del Tribunal Electoral, pero su compromiso con la democracia en esta nueva era, que le ameritó poderosos enemigos, ha quedado claro. Y parece que el pariteño afinó su práctica de redactar discursos cuando laboró en la Asamblea Nacional. Ello se hizo evidente en 2014 en la entrega de las credenciales al entonces presidente electo Juan Carlos Varela, y ayer lo demostró, una vez más, en su mensaje de despedida. Claro, su ego también sale a flote cuando cita al futbolista inglés David Beckham: “Obviamente es una decisión bastante difícil, porque siento que aún puedo jugar al máximo nivel”.

Edición Impresa