TAL CUAL

CONVENIENCIA. El ejército de abogados del antiguo círculo cero no para de obtener victorias en el mismo sistema judicial que Ricardo Martinelli califica de corrupto, a pesar de que él puso a cinco de los nueve magistrados de la Corte. Logran fianza al estilo de Francolini, país por cárcel a lo Pipo Virzi y hospital por cárcel como Cucalón, cuya factura hospitalaria crece y crece. ¿Raro?

CIRCUNSPECTO. Frank De Lima no quedó curado de espanto con los gritos de ladrón para abajo que le lanzaron en Multiplaza el 14 de julio de 2014. Allá volvió, aunque a otro restaurante, el lunes en la noche. Se sentó en el lugar más discreto y si acaso saludó al mesero.

LEAL. Ayer en el Lung Fung, Noriel Salerno, tan ruidoso como siempre, lanzaba dardos a voz en cuello contra Cortés y Camacho. Recordaba cómo el capo maltrataba a Dana Castañeda.

PULSEO. Es el ambiente previo de lo que pasará el 1 de julio en la elección del presidente de la Asamblea. Se supone que entre los 71 diputados hay tres grandes bancadas, pero dentro de estas hay grupos y subgrupos. La cosa está tan difícil, que los del PRD, que ayer tenían previsto reunirse, no lograron consenso. Tanto Benicio Robinson como Quibián Panay dicen tener los votos.

AVERÍAS. Hace cuatro días, Víctor Urrutia nos decía que el sistema eléctrico era estable. Hummm... Aquí hay algo que hace cortocircuito.

INSÓLITO. En el Palacio de las Garzas el apagón dio luces sobre un asunto inquietante. La plana mayor de los estamentos de seguridad no pudo hacer su rendición de cuentas porque el anfiteatro de la Presidencia estaba tan oscuro como la boca de un lobo.

Edición Impresa