TAL CUAL

‘PRIMO POSTO’. Hay gente inquieta porque este fin de semana muchos ya están leyendo Anatomía de una trampa, del exembajador Fernando Berguido. Según un lector, las revelaciones además de envolver al lector, lo indignarán. ¡Ah!, y a propósito, está en primer lugar en la categoría de libros de política en español de la tienda de libros digitales Kindle de Amazon. Todo parece indicar que, al menos, habrá una fuerte sanción moral para los culpables.

CASI 99 DÍAS. La semana empezó con el huracán Irma. Luego se supo la travesura que los magistrados José Ayú Prado y Luis Ramón Fábrega querían hacer con la notificación de la fijación de la fecha para la audiencia de imputación del caso Impregilo. Después algo se acordó del caso SAP y Canadá anda investigando lo de las acciones de Petaquilla. Hay rumores de que el FBI investiga lo de los pinchazos a funcionarios de la embajada americana en Panamá. Posteriormente, 23 organizaciones de derechos humanos y sociedad civil solicitaron al Departamento de Estado y del Tesoro que sancionaran al expresidente. Y, por supuesto, el juez Edwin Torres rechazó posponer el envío de la certificación de la extracción al Departamento de Estado. Vaya semanita que tuvo el diputado.

LA CENA. La noche de hoy, Donald Trump cenará con el presidente Varela y otros líderes latinoamericanos. Como en la diplomacia internacional no hay casualidades, la cena ocurre después de que el presidente Varela recibió al canciller de la China Popular este fin de semana (y qué raro que fue fin de semana). ¿Habrá algo entre manos?

INJUSTIFICABLE. El presupuesto general del Estado para 2018 crecerá en cientos de millones de dólares, pero para el INAC, Pandeportes y para el sistema de justicia lo que les viene son reducciones o incrementos insignificantes para sus necesidades. El año 2018 será clave para la justicia en este país y presupuestariamente quedó estrangulada. No le demos más excusas a la impunidad.

SOLO PALABRAS. Muchos recuerdan que Ronald Reagan, expresidente de Estados Unidos, solía decir que las 9 peores palabras eran: “yo soy del gobierno y aquí estoy para ayudar”. El analista internacional, Fareed Zakaria, recordó ayer que para los habitantes de las islas del Caribe, Texas y la Florida, afectados por los huracanes y sus secuelas, esas palabras son bienvenidas. Todo depende de la perspectiva que se tenga.

Edición Impresa